Advierten sobre afectaciones de la ansiedad y el estrés

Explican en ponencia lo que causan en la vida diaria

Luz del Carmen Sosa/
El Diario de Juárez
domingo, 01 diciembre 2019 | 06:00
|

La ansiedad y el estrés generado por actividades como la escuela, el trabajo, la familia o la sociedad están afectando a un elevado porcentaje de la población y ocasionando otros trastornos y afectaciones a la salud física, explicó Andrómeda Ivette Valencia Ortizdurante su ponencia “Evaluación y Manejo de la Ansiedad y el Estrés”.

La investigadora de la Universidad de Hidalgo participó en el cierre de actividades del mes del Consorcio Binacional de Capacitación en el que participan más de 40 instituciones y organizaciones de la sociedad civil de Juárez y El Paso, dio a conocer Martha Sánchez Escalante, quien coordina este proyecto. 

Explicó que en marzo de 2017 se constituyó la Red de Organizaciones dedicadas a la prevención y atención de Trastornos Mentales, Neurológicos y por Abuso de Sustancia (Rotmenas).

 Esta iniciativa es apoyada por la Fundación Paso del Norte y la Comisión de Salud Fronteriza México-Estados Unidos con el propósito principal de crear un espacio de cooperación técnica y académica, de intercambio de experiencias y buenas prácticas, entre organizaciones involucradas en las temáticas de la prevención y atención de trastornos mentales, neurológicos y por abuso de sustancias. 

“Actualmente participan 40 organizaciones gubernamentales en sus tres niveles, académicas, interinstitucionales y de la sociedad civil, con el objetivo de capacitar al personal, reducir el estigma y la mejora de los accesos de servicios de salud mental a través de estrategias específicas. 

A lo largo de este tiempo Rotmenas ha llevado a cabo una gran cantidad de eventos, entre los que destacan la capacitación técnica a profesionales de la salud en la “Guía del Programa de Acción para Superar las Brechas en Salud Mental de la OPS (Guía-mhGAP 2.0)”, beneficiando aproximadamente a 325 profesionales de la salud en 5 talleres.

Otro logro alcanzado fue el establecimiento de un Consorcio Binacional de Capacitación con la estrategia “Empower Change” de la Universidad de Texas, para el fortalecimiento de la capacidad técnica de los profesionales en salud mental y la integración de los esfuerzos realizados, con un programa de capacitación binacional basado en las prioridades que se establecieron en un diagnóstico que se aplicó previamente.

Por ello, el cierre de año del Consorcio fue a través del taller “Evaluación y Manejo de la Ansiedad y el Estrés” impartido por Andrómeda Ivette Valencia Ortiz, profesora investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.

Explicó que el manejo del estrés y la ansiedad es algo cotidiano que todos pueden vivir.

“Nada más hace falta que nosotros nos imaginemos lo que hacemos en un día cotidiano que empieza desde levantarnos, llevar los niños a la escuela, prepararnos para ir a trabajar, hasta condiciones más complicadas como cuando tenemos que enfrentar situaciones de riesgo social o manejar condiciones de violencia”, planteó.

“Lo que estamos viendo es que todos nos enfrentamos a diferentes retos diarios, una de las consideraciones muy importantes es que reaccionamos diferente ante esos retos. Algo que pasa comúnmente es que ya estamos sobrereaccionando a estas condiciones y el mal manejo que tenemos de nuestras emociones o situaciones estresantes nos lleva a enfermarnos”, abundó.

Es entonces que el problema se convierte en grave.

“Sobre todo cuando lo visualizamos a largo plazo, porque ya no solamente es lo que me toca hacer en mi día cotidiano sino las complicaciones que esto lleva a mi salud física y mental y en la interacción con otros familiares, en el desempeño el trabajo, las complicaciones que se van manteniendo a lo largo del día”, explica.

Dijo que cualquier persona lo que va a encontrar es que en algún momento ha tenido que enfrentar retos por los cuales se ha estresado y que a veces lo manejó muy bien.

“Hemos encontrado la salida adecuada, pero en otras ocasiones empezamos a generar conductas de evitación, que se convierten en conductas de riesgo y hacen más grave el problema y nos ponen en condiciones de vulnerabilidad”, advirtió.

Agregó que también brindan herramientas a los especialistas de la salud mental para saber cómo manejar estas situaciones y que esto pueda tener una repercusión tanto en ellos en su autocuidado de la salud mental, como en mejores estrategias para darle atención a las personas que de forma cotidiana empiezan a enfrentar estas situaciones 

“Es bien importante de comentar que estos retos no nos tienen que pasar directamente a nosotros, el simple hecho de leer eventos desafortunados o situaciones de riesgo que, aunque no vivimos, genera preocupación constante y genera trastornos de ansiedad que pueden llegar a ser incapacitantes, que nos niega tener una vida plena y además aumenta el riesgo de tener enfermedades crónicas”, apuntó.