Juárez

Adaptan misa por inicio de Cuaresma

Con restricciones por Covid-19, Iglesia católica realizará celebración del Miércoles de Ceniza el próximo 17 de febrero

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez / Desde la reapertura de templos el obispo se ha adecuado a las nuevas normas sanitarias

Luis Carlos Cano C.
El Diario de Juárez

lunes, 15 febrero 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Con cambios sugeridos por el Vaticano, debido a la pandemia de Covid-19, la Iglesia católica llevará a cabo la tradicional celebración del Miércoles de Ceniza el próximo 17 de este mes, fecha en que además empieza la Cuaresma y con ello la preparación de los fieles para la Semana Santa.

En su mensaje de la Cuaresma 2021, el obispo de la Diócesis de Ciudad Juárez, José Guadalupe Torres Campos, exhorta a los católicos a que el ímpetu de la vida eclesial por volver a los templos ante la pandemia, no quede sólo en sentimentalismos, sino que se traduzca en obras, pues como dice la carta de Santiago: “La fe si no tiene obras, está realmente muerta”.

Además convoca a los fieles a que en este tiempo practiquen el ayuno, que libera de lo que impide encontrarse con Dios; la oración, que ilumina y conforta; y la limosna, que da la posibilidad de practicar la caridad en actos concretos.

“Iniciamos un año más el santo tiempo de la Cuaresma pidiendo a Dios nos conceda la gracia de la conversión de nuestra vida para que, con un corazón arrepentido y renovado, celebremos la solemnidad de la Resurrección del Señor”, expresa el obispo Torres Campos en su mensaje dirigido a los sacerdotes, religiosas, movimientos de laicos y a todos los católicos.

“El Papa Francisco nos ha sugerido un lema para vivir este año 2021, que nos ayudará como guía en nuestro itinerario cuaresmal y que es titulado ‘Cuaresma, un tiempo para renovar la fe, la esperanza y la caridad’”, agrega.

En la Diócesis se han reabierto los templos, y aunque no es al 100 por ciento de la asistencia de fieles, se constata la alegría al ir al encuentro del Señor en su templo, comenta el obispo en su mensaje de Cuaresma.

Este período religioso inicia el próximo miércoles 17, día en que los católicos conmemoran el Miércoles de Ceniza y comienza la preparación para la Semana Santa, que empieza a fines del mes de marzo.

Vaticano sugiere cambios

La Diócesis de Ciudad Juárez dio a conocer a los feligreses a través de su página de Facebook, que debido a la pandemia de Covid-19, la conmemoración del Miércoles de Ceniza tendrá algunos cambios, de acuerdo al ritual recomendado por el Vaticano para la celebración de ese día.

Explica que en la ceremonia para tomar ceniza correctamente durante esta pandemia, el sacerdote pronunciará la oración para bendecir las cenizas y por esta ocasión dirá de manera general a la audiencia: “Polvo eres y en polvo te convertirás”.

Posteriormente, el presbítero revisará si porta adecuadamente el cubrebocas y lo ajustará si es necesario; posterior a esto procederá a lavar o desinfectar sus manos.

Acto seguido se acercará a los fieles y les impondrá la ceniza sobre sus cabezas sin decir nada, o impondrá la ceniza a los fieles que se acerquen y respeten la sana distancia.

El origen 

De acuerdo con la historia, el sacramento de la reconciliación dio origen a la ceremonia de la imposición de la ceniza.

En los primeros siglos del cristianismo, cuando un miembro de la comunidad pecaba gravemente, era recibido en la asamblea penitencial el Miércoles de Ceniza y ahí recibía un traje especial hecho de sayal áspero que vestiría durante la Cuaresma.

Además de eso, se derramaba ceniza sobre su cabeza, un gesto bíblico que significa tristeza por los pecados, reconocimiento de nuestra pequeñez ante Dios y el dolor por haberlo ofendido.

Finalmente, el sacerdote le imponía una penitencia al pecador y la comunidad rezaba por él durante la Cuaresma. Al final de este período era absuelto y aceptado otra vez en la comunidad que celebraba su conversión.

Esta ceremonia, que en un principio estaba reservada a los que pedían la reconciliación, se extendió después a toda la comunidad, que se reconoció pecadora y dispuesta a la reconciliación, ayunando y recibiendo la ceniza el día en que inicia la Cuaresma. (Luis Carlos Cano / El Diario)