PUBLICIDAD

Juárez

Acecha a migrantes la muerte a cada paso

Han perdido la vida al menos 49 este año en Juárez debido a diferentes causas durante su intento por llegar a EU

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

sábado, 16 septiembre 2023 | 12:36

Gabriel Cardona / El Diario de Juárez | Un grupo de centroamericanos busca alguna forma para llegar al bordo estadounidense para entregarse a los agentes de la Patrulla Fronteriza

PUBLICIDAD

En su intento por llegar a Estados Unidos, al menos 49 personas migrantes han muerto durante los primeros nueve meses de 2023 en Ciudad Juárez debido a diferentes causas. 

La última víctima fue encontrada la mañana del jueves 14 de septiembre en el desierto de Samalayuca y contaba entre sus pertenencias con una identificación a nombre de Gilda Marisol Ramírez Bautista de Martínez, expedida por el Gobierno de Guatemala. 

Fue descrita como de 30 a 40 años de edad, vestía playera tipo polo color café, pantalón de mezclilla azul y zapatos deportivos negros, y portaba un teléfono de color negro y una mochila negra que en su interior contenía ropa femenina, pero debido a su avanzado estado de descomposición hasta ayer no se había dado a conocer su causa de muerte.

De acuerdo con seguimientos periodísticos, del 1 de enero al 15 de septiembre han sido asesinadas en esta frontera al menos seis personas y el resto han perdido la vida al ser atropelladas, al caer del tren, en el desierto o durante el incendio ocurrido en la estancia provisional del Instituto Nacional de Migración (INM).

Entre las víctimas se encuentran dos originarias de Nicaragua, 21 de Guatemala, siete de Honduras, ocho de El Salvador, nueve de Venezuela, una de Colombia y una más del sur de México.

Los primeros dos casos, con cuatro víctimas asfixiadas por estrangulamiento, fueron descubiertos el 23 y 24 de enero en la calle Isla Tonga. El primer día fueron encontrados la hondureña Doris Raquel Berrera Covoy y Anthony Enrique Navarro Deraz, originario de El Salvador, en el cruce con Isla Célebes. 

Un día después, fueron encontrados sin vida en las calles Isla Córcega e Isla Tonga la nicaragüense Jessira Masiel Chavarría González, de 29 años de edad, y Edgar Iván Lemus Ixmatlahua, originario de Veracruz. 

El incendio ocurrido el 27 de marzo en la estancia provisional del Instituto Nacional de Migración (INM) provocó la muerte de 40 extranjeros; 39 de ellos murieron en esta frontera y uno más –de origen guatemalteco– perdió la vida horas después de ser traslado a recibir atención médica a la Ciudad de México. 

El 5 abril la víctima fue un niño de 2 años de edad, proveniente de Guatemala, quien fue atropellado junto a su mamá –que tenía 24 semanas de embarazo– cuando intentaban cruzar el bulevar Juan Pablo II para llegar al río Bravo y poder entregarse con los agentes de la Patrulla Fronteriza del Sector El Paso. 

El 26 de mayo Irianny Yelimar B. R., de 21 años de edad, y otra venezolana, quien aún no ha sido identificada oficialmente, fueron asesinadas en las calles 20 de Noviembre y Vicente Suárez de la colonia Partido Escobedo.

El 15 de mayo la víctima fue Sayra Xiomara, de 43 años de edad, de origen nicaragüense, quien se cayó del tren binacional al tratar de cruzar la avenida Francisco Villa. 

El 16 de agosto las autoridades encontraron a un hombre muerto en el río Bravo, pero no se ha confirmado si se trataba de una persona migrante, o si traía alguna identificación como en el caso de la mujer encontrado el pasado jueves. 

Durante 2022, al menos 10 migrantes más perdieron vida en esta frontera mientras esperaban poder ingresar a Estados Unidos. 

De acuerdo con el Proyecto Migrantes Desaparecidos (MMP, por sus siglas en inglés) de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), las muertes y desapariciones en los desiertos de Chihuahua y Sonora convirtieron a la frontera entre Estados Unidos y México en la ruta migratoria terrestre más peligrosa del mundo.

El año pasado, la agencia internacional registró 686 personas migrantes muertas a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos; casi la mitad, 307 de las víctimas, estuvieron vinculadas a peligrosos cruces de los desiertos de Sonora y de Chihuahua.

“Estos fallecimientos, en su mayoría, están relacionados a la falta de opciones para una movilidad segura y regular, que aumenta la probabilidad de que las personas migrantes opten por vías de migración irregulares que ponen en riesgo su vida”, señala el resumen anual del MMP.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search