Juárez

Acababa de celebrar sus XV víctima de atropello

Líder de grupo de chambelanes narra lo sucedido en el accidente vial donde falleció su amiga

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

martes, 03 agosto 2021 | 06:00

Cortesía | Imagen de Aylin Infante en su cumpleaños Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Vivienda donde ocurrió el percance. En recuadro, Adrián Hernández muestra una herida que le dejó el accidente

Ciudad Juárez— Minutos después de las 2:30 de la tarde el celular de Carla Hernández sonó: “¡Nos atropellaron!”, gritó la voz al otro lado de la bocina. Era su sobrino Adrián Hernández, de 23 años, quien momentos antes contrajo su cuerpo en un intento por evitar que las llantas de una camioneta Buick conducida por un hombre de 42 años pasaran sobre él de la misma forma en que lo hicieron sobre sus doce amigos. 

El impacto de la camioneta provocó que Adrián perdiera la noción de lo ocurrido durante unos segundos, pero al recobrar el conocimiento la imagen frente a él distó de lo sucedido cada domingo durante los últimos cuatro meses: de debajo de la camioneta salieron los gritos de cada uno de sus compañeros: “¡Ayúdame! ¡Sácame de aquí!”, le suplicaron. 

Antes del percance, sobre una banqueta al costado de la calle Matamoros, jóvenes pertenecientes al grupo de chambelanes “Electro Dance” se resguardaron bajo la sombra de un árbol en la espera de poder ingresar al patio de la casa en la que cada domingo realizaban sus ensayos de baile cuando, repentinamente, los neumáticos de una camioneta cambiaron su rumbo y sustituyeron la calle por el lugar en que ellos estaban. 

“Tenían un rostro como de miedo”, recordó Adrián, quien logró ponerse de pie después de que la camioneta conducida por Cristóbal G. F. lo aplastó contra una pared antes de estrellarse en el tronco del árbol que minutos antes protegió a los jóvenes, de entre 15 y 25 años, de los intensos rayos del Sol.

Hace tres años Adrián Hernández formó “Electro Dance”, un grupo de chambelanes que ofrecía sus servicios para fiestas de quinceañeras, con jóvenes residentes de la colonia Juanita Luna –donde actualmente vive– y hace aproximadamente un año se sumó al equipo su vecina Aylin Infante, quien durante meses se encargó de entrenar a las festejadas y hacer los contratos del equipo.

El pasado domingo, Aylin, de 15 años, se sentó sobre una banqueta de la colonia Insurgentes, donde una vez más realizaría sus ensayos de baile, y escuchó atenta los próximos eventos que el grupo tenía agendado; sin embargo, ya no volverá a bailar con sus amigos: perdió la vida luego de que la camioneta Buick pasó por encima de ella y la prensó bajo la llanta delantera izquierda. 

Adrián trató de avisarles. Vio a lo lejos que una camioneta se acercaba a toda velocidad y, ante la incredibilidad de lo que estaba por suceder, pensó que se dirigía hacia ellos porque pretendía estacionarse cerca. “¡Cuidado!”, les gritó a sus amigos, pero nadie alcanzó a reaccionar. Él encogió sus piernas ante el temor de ser arrastrado, luego escuchó el impacto del vehículo y los gritos. 

Los mismos sonidos alertaron a Beatriz Fernández, de 16 años, de lo que sucedió en el exterior de su casa: “Escuché un golpe fuerte, como del choque, y después gritos”. Ella y su padre, Pedro Fernández, salieron a ayudar a los heridos. No podían creer lo que acababa de suceder: los jóvenes que todos los domingos ensayaban en la casa de al lado estaban bajo las llantas de una camioneta.

“La dejé acostada”, recordó Adrián. Sin estar consciente de si su cuerpo había sufrido algún daño, Adrián se puso de pie y comenzó a ayudar a los heridos a salir de debajo de la camioneta. Hubo dos personas en particular que sufrieron lesiones y más difícil fue ponerlas a salvo, lejos de los neumáticos que los arrollaron: Aylin Infante y Jorge Mares, de 22 años. A ella la recostó sobre la banqueta en que minutos antes estaba sentada esperando la hora del ensayo de baile. 

El grupo de 13 jóvenes que descansaba bajo la sombra de un árbol no tardó en convertirse en docenas de personas que intentaron ponerlos a salvo. Jorge Mares estaba en compañía de su esposa Gloria Guardado y un bebé de dos años. La gente tuvo que levantar la camioneta con trozos de madera para lograr sacarlos. 

“Me siento triste por Aylin, me siento preocupado por Jorge, por los compañeros que están esperando a ver si los van a operar”, dijo Adrián, pues de acuerdo con testimonios de los familiares, continúan hospitalizados Jorge Mares, Fernando Herrera, José Joaquín Uribe y Samuel Burciaga, de 22, 17, 16 y 15 años respectivamente. 

La mañana de ayer la familia de Aylin se sentó en el exterior de su casa, en la colonia Juanita Luna, y repasó una vez más lo ocurrido el día anterior, no se explicaban cómo un hombre que conducía sobre la calle Matamoros terminó impactando su vehículo sobre el grupo de jóvenes y provocó la muerte de quien hace poco celebró su fiesta de quince años. 

La Fiscalía General del Estado identificó al responsable del accidente como Cristóbal G. F., de 42 años. Fue presentado ante el Ministerio Público por el presunto delito de homicidio imprudencial, luego de que Aylin Infante perdió la vida. 

agomez@redaccion.diario.com.mxww

close
search