Juárez

Abren otro albergue para migrantes

Habilitan el gimnasio ‘Kiki’ Romero para no dejarlos en la calle a su llegada a México

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez / El inmueble acondicionado para recibir a expulsados de EU

Araly Castañón
El Diario de Juárez

miércoles, 24 marzo 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Ante el incremento de la llegada de migrantes desde hace diez días y la saturación de los albergues en la ciudad, el Municipio habilitó el gimnasio “Kiki” Romero para no dejarlos en la calle a su llegada a México, afirmó el director de Derechos Humanos, Rogelio Pinal Castellanos. 

Mencionó que anteriormente arribaban unos 20 o 30 diariamente, pero en los últimos días son de 100 a 200, la mayoría centroamericanos que ingresaron a Estados Unidos por Reynosa, pero han sido regresados por esta frontera.

Pinal explicó que entre las tres esferas de gobierno canalizan a los deportados a 17 albergues, pero el lunes en la noche se saturaron, por lo que 64 tuvieron que ser trasladados a la estación 10 de Bomberos, de la colonia 16 de Septiembre, y ayer en la mañana quedaban 39.

Expuso que ahí se quedaron temporalmente, pero la idea es que a partir de este día entre en operaciones el gimnasio “Kiki” Romero, ubicado en la avenida De los Aztecas y Codorniz, de la colonia Azteca, para albergar a los migrantes.

“Ahorita tenemos el problema del Covid entonces tenemos que hacer áreas restringidas del ingreso”, manifestó.

Dos presentan síntomas de Covid-19

Explicó que en el gimnasio los grupos se van a separar, para evitar contagios, y que los migrantes lleguen a un lugar seguro.

El funcionario mencionó que el lunes se canalizó a cuatro al hotel filtro, porque dos tenían síntomas de Covid-19. 

“Al hacer la revisión los compañeros paramédicos a las personas que iban ingresando a la estación 10 detectaron a dos personas con posibles síntomas al Covid, y no vamos a esperar a que les surja algún síntoma más, esas personas por emergencia son canalizadas al hotel filtro, donde está toda la infraestructura para atenderlos”, expuso Pinal.

Aseguró que la mayoría de los deportados llega sin recursos económicos, por ello su permanencia en los albergues es de uno o dos días, en lo que esperan recibir dinero para regresar a su país de origen o ir a otro lugar de la República.

Dijo que principalmente ingresan centroamericanos, y pocos mexicanos.

Anotó que casi el 100 por ciento de los migrantes fueron detenidos en Reynosa, pero los están regresando por esta frontera.

“Eso nos está complicando a nosotros como frontera”, añadió.

Aseguró que aunque el Municipio no cuenta con los recursos para atenderlos, coordinadamente con las tres esferas de gobierno y con la sociedad civil, “yo creo que les podemos dar una estancia humanitaria”.

El funcionario expuso que muchos de los deportados han pedido el retorno voluntario a su país, con el apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), “pero algunos otros dicen yo voy a seguir intentando”.