Juárez

Abren el ‘Kiki’ Romero a 41 expulsados de EU

El gimnasio municipal fue adecuado el fin de semana para recibir a los centroamericanos procedentes de EU

Fernando Méndez / El Diario de Juárez
Fernando Méndez / El Diario de Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

martes, 06 abril 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Con 41 centroamericanos expulsados de Estados Unidos bajo el llamado Título 42, el gimnasio municipal “Kiki” Romero comenzó a funcionar ayer como albergue filtro temporal para migrantes. 

Más de 100 migrantes que cruzaron por el estado de Tamaulipas y luego fueron trasladados en avión a El Paso fueron dejados en la joroba del puente internacional Stanton por agentes estadounidenses,  y luego recibidos por empleados federales en el lado mexicano. 

“Nos dimos cuenta de que fuimos enviados a México cuando leímos que decía México… deberían ser un poco más justos con la gente, que les dejen exponer su caso, yo iba a recuperar a mi hija, pero no le dan chance de hablar a uno”, lamentó Catia Reyes, una migrante centroamericana que dijo que su hija de tres años se encuentra en Estados Unidos, ya que mientras ella trabajaba una familia la cuidaba, pero al ser amenazados cruzaron la frontera junto con su hija. 

Divididos en tres grupos, los migrantes que llegaron a Ciudad Juárez fueron trasladados al Instituto Nacional de Migración (INM), en donde fueron atendidos por organizaciones binacionales, como Hope Border Institute, personal del Centro de Atención Integral para Migrantes (CAIM) y personal de Derechos Humanos del Municipio. 

Después de más de 12 horas sin comer, los centroamericanos recibieron galletas, tortas, agua y jugos, mientras eran registrados por el personal del INM.

Finalmente, un grupo de padres decidió pedir albergue, por lo que 41 personas, la mitad de ellos niños menores de seis años, fueron trasladados al gimnasio municipal “Kiki” Romero, el cual fue adecuado desde el fin de semana para recibir a los extranjeros.

“Esperemos que sea un lugar digno para las personas, eso es lo que se ha buscado, yo creo que sí lo logran las condiciones en las que está”, destacó el director de Derechos Humanos del Municipio, Rogelio Pinal, quien les dio la bienvenida a los primeros migrantes que llegaron ayer. 

El funcionario municipal les explicó que dentro del lugar no pueden tener contacto con traficantes de personas o “coyotes”, que se les dará de comer y podrán permanecer ahí hasta que decidan qué harán.

“Ahorita ya están saturados los albergues en el 50, 60 por ciento, que es lo que nos permite la situación del Covid; ahí es donde nosotros vamos a desahogar un poquito los albergues”, destacó Pinal.

Al llegar, los migrantes fueron revisados por el doctor del Municipio, Enrique Meléndez Villa, quien les tomó la temperatura, les dio gel antibacterial, y les colocó cubrebocas a quienes no tenían uno. 

Después, les fue asignada una cama y les informó que todos los servicios serán gratuitos, ya que algunos de ellos tenían la inquietud de si tenían que pedir su propia comida o pagar una renta.