Juárez

Abandonan autoridades a familiares de desaparecidos, acusan

La narrativa de 'en algo andaban' se le ha caído en pedazos a la autoridad

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

jueves, 22 julio 2021 | 06:00

Tomada de internet

Ciudad Juárez— La narrativa de “en algo andaban” se le ha caído en pedazos a la autoridad, pero también se han dejado solos a los familiares de personas desaparecidas al no acompañarlos y no exigir junto con ellos a las autoridades, señaló Alejandra Maritza Cartagena López, activista e hija de Leticia Galarza Campos, originaria de Ciudad Juárez y desaparecida en la capital del país en 1978. 

Además de formar parte del Observatorio Nacional de Feminicidio, desde hace una década la maestra en Derechos Humanos y Paz da acompañamiento a familiares de personas desaparecidas en Jalisco, y ayer impartió el taller virtual “El Protocolo Alba”, a través del Centro de Derechos Humanos Paso del Norte (CDHPN).

“El protocolo es un mecanismo muy importante, necesario. El protocolo ha funcionado, no podemos hablar de que todas las funcionarias y los funcionarios que están en las fiscalías son malos, porque no es así; sin embargo, las condiciones en las que se sigue naturalizando la desaparición de personas, en que seguimos criminalizando a las personas desaparecidas”, siguen siendo un problema, comentó. 

Las autoridades hablan de que las mujeres se fueron por su propio pie, cuando deben evitar prejuzgar o revictimizar a la víctima, “es importante que las autoridades deben respetar que se debe respetar la dignidad humana de las personas”, señaló. 

“Pareciera que al salir a la calle somos valientes y no libres”, lamentó la activista e hija de la fronteriza desaparecida. 

También recomendó a los familiares nunca poner el teléfono privado en las pesquisas, para no ser extorsionados por personas que aseguren tener a sus seres queridos, así como documentar todo en una libreta, apuntar quién dijo qué, qué hizo y cuándo. 

“Se violan los derechos humanos, no solamente al familiar que no está siendo buscado, el Ministerio Público está siendo negligente al no buscarlo”, por lo que se debe pedirle todo por escrito, además de levantar quejas ante Derechos Humanos e incluso ejercer presión mediática, a través de los colectivos o al dar una rueda de prensa en donde se denuncien las negligencias de las autoridades, recomendó. 

Según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (Rnpdno), en México existen 89 mil 702 personas desaparecidas y no localizadas, 3 mil 126 de ellas en el estado de Chihuahua, desde 2008, 754 de las cuales fueron reportadas en Ciudad Juárez. 

Cartagena López explicó que el principio de debida diligencia permite esclarecer las circunstancias en las que ocurrieron los hechos que generan responsabilidad estatal, y constituye un paso necesario para el conocimiento de la verdad por parte de los familiares de las víctimas y la sociedad.

Implica que las autoridades implementarán todas las acciones necesarias para su búsqueda inmediata y localización. Uno de sus principios es la oficiosidad, por lo que la búsqueda de la mujer y niña desaparecida debe realizarse de oficio; otro es la oportunidad, por lo que la investigación debe iniciarse de manera inmediata para impedir la pérdida de indicios, y pruebas que pueden resultar fundamentales para la determinación de la localización, identificación de los responsables y acceso a la justicia.

Es importante ir al último lugar en donde estuvo la personas y revisar aspectos como las cámaras públicas de seguridad, para que las autoridades pidan los videos y no lo hagan meses después y que no se pierdan indicios, incluso para no perder testigos.

Debe de ser llevada a cabo en un plazo razonable, la búsqueda y la investigación deben ser realizadas por profesionales competentes, empleando los procedimientos apropiados y dirigidos por personal con capacidad jurídica y técnica suficiente, que utilice de manera efectiva todos los recursos a su disposición y que cuenten con personal técnico y administrativo idóneo.

También debe de haber independencia e imparcialidad de las autoridades investigadoras, la exhaustividad en la búsqueda de las mujeres o niñas desaparecidas, así como la investigación debe ser realizada por todos los medios legales disponibles y orientados.

“No podemos esperar a que la autoridad vea si puede, si quiere”, la búsqueda debe desarrollarse garantizando el respeto y la participación. La debida diligencia exige la realización exhaustiva de actividades de búsqueda, apuntó. 

close
search