En esta escuela no se come chatarra

Primaria Club de Leones impulsa alimentación saludable en los niños y elimina venta de refrescos y papitas

Luz del Carmen Sosa/
El Diario de Juárez
domingo, 20 enero 2019 | 00:33

Ciudad Juárez- En Juárez hay un director que decidió defender el derecho de los niños a llevar una vida sana y saludable, por lo que no sólo eliminó la tienda escolar, pese a quedarse sin el ingreso económico que podría representar una población escolar de más de 300 estudiantes.

Juan Muroa, director de la escuela primaria Club de Leones, ubicada en el bulevar Manuel Gómez Morín, decidió doce años atrás promover entre las niñas y los niños la alimentación saludable.

Vetó toda clase de comida chatarra y cada maestra y maestro ha explicado a los niños la importancia de comer vegetales, frutas, proteínas y granos enteros.

Las madres y padres de familia son responsables de la alimentación de los niños y el consumo de agua potable, lejos de los refrescos y bebidas azucaradas.

“Si algún menor por alguna razón no trae alimentos, los niños comparten, la solidaridad es otro valor agregado”, dice el director de la primaria Club de Leones.

El plantel es de tiempo completo, por lo que el “lunch” de los niños es suficiente para su estancia en la escuela.

Anita, es una alumna de primer grado y dice disfrutar de su emparedado de pan integral con queso y jamón.

Marta de sexto disfruta su snack de almendras, mientras que Alma de 9 años dice que su postre favorito son los frutos secos.

“Los niños están acostumbrados a este tipo de alimentación, ellos son los promotores del buen comer en casa”, dice Muroa.

En este plantel la hora del recreo es una combinación de juegos y días de campo, pues se instalan sobre el pasto o las mesas para sacar sus alimentos que entre todos comparten.

Pepinos, uvas, jícama, barras de fibra, pan integral, queso, forman parte de la vianda que prepararon las alumnas de tercer grado y que disfrutan juntas mientras disfrutan de un juego de mesa.

“Otra cosa que hemos logrado, además del buen comer, es eliminar el bullying”, asegura el director del plantel, quien afirma que la escuela no padece por falta de recursos económicos que se pueden obtener de una coorperativa escolar.

“Los padres y las madres de familia son personas muy trabajadoras y comprometidas con la escuela, todos ellos saben que sus hijos aquí vienen a educarse, a formarse, a aprender valores y hacen su mejor esfuerzo por ellos”, asegura el mentor que lleva 19 años al frente del plantel educativo.

Para Susana García Renovato, coordinadora del Programa de Nutrición y Desarrollo Infantil de la Jurisdicción Sanitaria II, lo que el director de esta escuela ha logrado es muy importante.

“Reducir las estadísticas de sobrepeso y obesidad infantil es un trabajo en conjunto en el que tenemos que unirnos; desde casa los papás y las mamás deben de modificar los alimentos que compran para la despensa, regresar a la canasta básica”, explica.

“Consumir lo más natural los ingredientes, lamentablemente ahora se recurre a productos industrializados, se consume mucho producto empaquetado y en la escuela es mejorar los productos que se ofrecen dentro del plantel y regresar a los programas que son la lonchera saludable”, recomienda.

Dice que al asumir una mayor responsabilidad en la alimentación de los hijos, los paterfamilias deben revisar muy bien lo que le ponen a los niños para comer.

Respecto a la labor de las autoridades de salud y educativas, expone que se debe mejorar las estrategias y capacitar a las madres sobre la alimentación que debe consumir un niño.

Plantea que el Control del Niño Sano es un programa que se aplica a todos los derechohabientes y población abierta y consiste en una consulta de primera vez para que les haga valoración de su estado nutricional o de desarrollo y luego se canalizan con el nutriólogo aquellos niños que se detectan con sobrepeso u obesidad. Este programa es gratuito y se ofrece a la población en general.


[email protected]