Juárez

‘Mató a su hija para vengarse de exesposo’

Practicarán exámenes psiquiátricos a la acusada para determinar su salud mental

Blanca Carmona/
El Diario
sábado, 16 febrero 2019 | 06:00

Linda Elizabeth Ávalos Medina, quien presuntamente asesinó a su hija de dos años de edad, al parecer con ese hecho pretendía vengarse de su exesposo. Así lo señalaron sus padres en la declaración que rindieron ante el Ministerio Público (MP). 

Al parecer la mujer sufría de celos y ejercía violencia familiar contra su expareja. 

Ayer el abogado defensor solicitó que se le practiquen estudios psiquiátricos a Linda Elizabeth —quien tiene 21 años de edad y es enfermera— para determinar cuál es su estado de salud mental y un Tribunal de Control presidido por la jueza Yira Celida Ochoa Contreras le impuso la medida cautelar de prisión preventiva por un plazo de dos años.

En la audiencia realizada ayer en la décima sala de la “Ciudad Judicial”, una agente del MP le solicitó a la resolutora que declarara legal la detención de Ávalos y por ello explicó que el martes pasado a las 19:10 horas el radiooperador de la Fiscalía General del Estado (FGE) le ordenó a una agente ministerial que se presentara en el Hospital Juárez ubicado en la avenida Óscar Flores Sánchez en la colonia La Cuesta, porque los médicos de esa institución reportaban el fallecimiento de una niña y a la madre lesionada.

Una mujer policía se presentó en el nosocomio 20 minutos más tarde y no pudo entrevistar a Linda Elizabeth porque se encontraba sedada. Pero interrogó a las personas que la habían llevado al hospital.

Julissa Silva Estrada señaló a la agente que ella es amiga de Linda Elizabeth y un mes antes la había residido en su casa ubicada en la calle Humberto Martínez Grulla de la colonia Granjas de Chapultepec; además refirió que ese día como a las 17:00 horas ella y su esposo llegaron a la vivienda y encontraron a la ahora detenida acostada junto con la víctima.

Silva indicó que a llegar a su casa, la luz estaba apagada y pensaron que no había nadie. Pero al encender el foco se dieron cuenta que Linda Elizabeth y la niña estaban tapadas con la misma cobija hasta la cabeza en la cama instalada en la sala y la adulta les dijo que estaba cansada y se quería dormir por lo que ella y su esposo se fueron a su recámara.

 Pero unos 20 minutos más tarde, Linda Elizabeth le gritó a su amiga y al ir a ver qué sucedía la encontró de pie con sangre en el pecho y le dijo “no quería hacerlo. Mi hija está muerta”.  Por lo que Julissa, enfermera de profesión, revisó a la niña y le dio los primeros auxilios pero no pudo hacer nada porque la menor había fallecido. 

Sin embargo, trasladaron a ambas mujeres al hospital.

Esta testigo refirió que Linda Elizabeth se había divorciado del esposo, Félix Aguilera, e inicialmente estuvo viviendo con los padres pero se enojó con la mamá porque esta entregó a la víctima a Aguilera para la convivencia ordenada por un juez familiar aunque la hoy detenida le había pedido que no lo hiciera. Julissa también indicó que ella le había solicitado a Linda Elizabeth que buscara donde vivir porque ya no podía continuar ayudándola y Linda le respondió “me la estas poniendo más difícil de lo que ya lo tengo”. 

La mamá de Linda Elizabeth declaró ante el MP que su hija era buena madre pero le pegaba a la niña fallecida cuando se sentía frustrada o enojada con el exesposo. Mientras que el papá de Linda Elizabeth señaló ante la representación social que su hija estaba encaprichada con el exmarido y a partir del divorcio se tornó más enojona y se molestaba porque la expareja se llevaba a la niña y porque él tenía otra pareja. 

“Sólo estaba encaprichada con el viejo. Fue por el exesposo, para darle en la torre a él y a mi señora porque ella le había prestado a la niña”, declaró el papá de la acusada. 

En la necropsia de ley practicada a la víctima se determinó que la causa de muerte fue un shock hipovolémico, es decir, falleció desangrada debido a una laceración de pulmón izquierdo ocasionada por heridas en el tórax. Mientras que las lesiones que Linda se auto infligió se clasificaron como las que no ponen en peligro la vida, tardan menos de 15 días en sanar y como consecuencias médico-legales pueden ocasionar infección en las lesiones y en los tejidos adyacentes.  

Ayer ante la jueza, la acusada decidió no rendir declaración. La resolutora fijó otra audiencia para el próximo martes a las 11:00 horas. 


[email protected]