‘Convierten’ a La Chaveña en basurero

El predio se localiza atrás de una tienda de abarrotes

Verónica Domínguez
El Diario de Juárez
lunes, 04 febrero 2019 | 06:00

Ciudad Juárez— Desde hace tres años, los habitantes de la calle Del 57 y Ricardo Flores Magón, de la colonia Chaveña, han soportado que las ratas, los arácnidos, el olor de los perros muertos y la basura se introduzcan a sus hogares y se esparzan por las calles en donde viven.

De acuerdo con Carmen, quien vive en ese lugar desde hace 40 años, cuando se construyó una tienda de conveniencia la mitad del predio quedó con material de construcción y montones de tierra, pero con el paso del tiempo, las personas lo llenaron de muebles y todo tipo de basura.

El terreno se localiza a espaldas de la tienda, que según los vecinos es propiedad del establecimiento.

Pese a que ya se acercó una persona con uno de los responsables del negocio, aún no se han acercado para retirar los montones de tierra, material de construcción y el adobe que se derrumbó de una de las paredes de lo que antes fue una casa.

La entrevistada dijo que aunque es época de invierno, el olor de la basura y de los animales muertos que tiran aún penetra en sus viviendas.

“Es un cochinero, ya lo agarraron de basurero, y a nosotros nos está afectando porque aunque limpiamos, las arañas, las cucarachas y hasta las ratas se meten a la casa”, manifestó Carmen. 

Por su parte, Eliza Salas, quien tiene viviendo 11 años en esa colonia, dijo además de lo insano que es respirar de todo lo que está tirado en el lugar, también es un peligro para las personas que pasan por el terreno baldío porque ahí se esconde gente para asaltar cuando empieza a obscurecerse.

“Hace unos meses había un olor que no soportábamos, venimos a revisar a un pequeño curto y había varios perros muertos”, comentó Elizabeth.

Mencionó que la gente va y tira hasta escombro, y últimamente llevan sillones, sillas y partes de muebles de madera, y ropa.

Agregó que a su esposo ya lo arañó una rata y a sus hijas ya se han enfermado de infecciones en la piel debido a todo el polvo contaminado que se mete a su casa.

“No son ratas, son ratotas, parecen conejos esos animales que se meten, yo tuve que sellar con cemento los hoyos que me dejaron”, refirió una de las afectadas.

En el terreno se pudieron apreciar bolsas con perros muertos, llantas, matorrales y montones de ropa acumulada.

El predio mide aproximadamente 30 metros de ancho, por 20 de largo, en donde hay tierra y material apilado con una altura de 2 metros.

“Nosotros limpiamos cuando empezaron a tirar basura y retiramos algunos perros muertos, pero la gente empezó a llegar de otros lados para ensuciarnos está calle, ya no les importa dejar las cosas en nuestras banquetas”, manifestó Elizabeth.

[email protected]