‘Cazan’ infidelidades con GPS

Aunque en su mayoría lo usan por seguridad familiar, hay juarenses que adquieren esta tecnología para saber dónde están sus parejas

Abril Salgado
El Diario de Juárez
jueves, 14 febrero 2019 | 06:00

Ciudad Juárez— La venta de GPS para rastreo vehicular no es sólo utilizada por los juarenses para el cuidado de unidades empresariales, prevenir robos o monitorear a los hijos, sino para detectar infidelidades de pareja.

Pese a no ser una situación generalizada, en algunos negocios locales que ofrecen este tipo de servicios, tanto hombres como mujeres han acudido dispuestos a pagar desde mil 800 hasta 2 mil 500 pesos con tal de conocer en qué lugar se encuentra su esposo o esposa durante el día, y hasta lo que habla a bordo de su auto. 

“El lunes vendí tres GPS exactamente para esa función, viene la esposa a poner el GPS en el carro del esposo para poder monitorearlo”, expuso Emma Mejía, vendedora en un negocio de alarmas vehiculares.


Rey R. Jáuregui / El Diario de Juárez

Rastrean a sus parejas

Explicó que este tipo de servicios le permiten tener un historial del vehículo de 90 días atrás, rastreo en tiempo real, cortacorriente y micrófono espía; cada mes esto también tiene un costo de 50 pesos, ya que los dispositivos tienen un chip de celular con el que se activa el servicio.  

“Me tocó una persona que vino y me dijo: ¿sabes qué? Es una navaja de doble filo, me enteré de cosas que la verdad no me hicieron sentir bien y ya no lo quiso renovar. Sentimentalmente se me hace muy triste tener que llegar a esta situación de estar monitoreando a tu esposo”, dijo. 

El señor Vega, dueño de un negocio de alarmas antiasalto y de sonido, expuso que aunque muchas personas acuden más en modo incógnito y no especifican para qué requieren el servicio, hay otras que expresan su interés para descubrir las actividades de su pareja. 

“Me hacen el comentario, no precisamente que lleguen con esa cuestión, pero me dan a entender para que lo usarán”, comentó.

El comerciante relató algunas de las anécdotas recurrentes con sus clientes.

“Me pasó que una o dos semanas después de la instalación, regresó y me preguntó, oiga ¿me puede quitar el GPS? Lo quiero poner en otro carro; hay otras veces que llegan y me dicen que sí hubo infidelidad, la camioneta era de mi esposa y ya nos vamos a separar, se va ella por su lado”.   

En ambos casos, los comerciantes explicaron que quien adquiere el producto tiene el acceso para el rastreo de forma personal y es opcional renovarlo o cambiarlo de auto según sus necesidades, aunque normalmente se recomienda para fines de seguridad de su vehículo. 



[email protected]