Internacional

Un millón de niños afganos podrían morir, advierte la ONU

La organización indicó que podrían perder la vida si no se satisfacen sus necesidades inmediatas

The New York Times

lunes, 13 septiembre 2021 | 13:11

Associated Press | Niños afganos
Kabul— La difícil situación del pueblo afgano se puso de manifiesto este lunes cuando altos funcionarios de las Naciones Unidas advirtieron que millones de personas podrían quedarse sin alimentos antes de la llegada del invierno y un millón de niños podrían morir si no se satisfacen sus necesidades inmediatas.

El secretario general António Guterres, hablando en una conferencia de alto nivel de la ONU en Ginebra convocada para abordar la crisis, dijo que desde la toma del poder de los talibanes en Afganistán, la tasa de pobreza de la nación se está disparando, los servicios públicos básicos están cerca del colapso y, en el último año, cientos de miles de personas se han quedado sin hogar después de verse obligadas a huir de los combates.

“Después de décadas de guerra, sufrimiento e inseguridad, enfrentan quizás su hora más peligrosa”, dijo Guterres, y agregó que uno de cada tres afganos no sabe dónde obtendrá su próxima comida.

En declaraciones a los medios de comunicación este lunes por la tarde, Guterres dijo que la comunidad internacional había hecho más de mil millones de dólares en promesas de ayuda en la reunión. Linda Thomas-Greenfield, embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, prometió 64 millones de dólares en nuevos fondos para alimentos y ayuda médica.

“Casi 10 millones de niñas y niños dependen de la asistencia humanitaria solo para sobrevivir”, dijo Henrietta H. Fore, directora ejecutiva de UNICEF. “Al menos un millón de niños sufrirán desnutrición aguda severa este año y podrían morir sin tratamiento”.

Incluso antes de que los talibanes barrieran el país y tomaran el control del gobierno, Afganistán se enfrentaba a una grave crisis alimentaria a medida que la sequía envolvía a la nación.

El Programa Mundial de Alimentos estima que se pierde el 40 por ciento de las cosechas. El precio del trigo ha subido un 25 por ciento y se espera que las propias existencias de alimentos de la agencia de ayuda se agoten a finales de septiembre.

close
search