Internacional

Triunfo opositor en elecciones legislativas de Argentina

Alberto Fernández sufrió un duro revés

Associated Press

domingo, 14 noviembre 2021 | 19:12

Associated Press | Los trabajadores electorales le dicen a un votante dónde hacer fila antes de ingresar a una cabina de votación durante las elecciones legislativas de mitad de período en Buenos Aires, Argentina

Buenos Aires— El gobierno de Alberto Fernández sufrió un duro revés en las elecciones legislativas de hoy, lo que vaticina un escenario de debilidad política para afrontar la aguda crisis social y la urgencia de cerrar un acuerdo de refinanciación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional para estabilizar la economía.

Los primeros datos oficiales mostraban un triunfo de la coalición de centroderecha Juntos por el Cambio frente a la alianza peronista Frente de Todos, del presidente y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que perdería el control del Senado. Sería la primera vez que el peronismo pierde el quórum propio en la cámara alta desde el retorno de la democracia en 1983.

En tanto, en la Cámara de Diputados el oficialismo se arriesga a dejar de ser la primera minoría.

En las legislativas fueron elegidos 127 diputados nacionales en todo el país, lo que representa la mitad de las bancas de la Cámara de Diputados, y 24 senadores nacionales en ocho provincias, el equivalente a un tercio de la cámara alta.

La tendencia negativa confirma un voto “castigo” contra el gobierno de Fernández por la profundización de la pobreza luego de un desplome de la economía del 10% en 2020, el incremento del desempleo y la imparable inflación.

La pobreza afecta a más del 40% de unos 45 millones de habitantes -entre los niños supera el 50%-; el desempleo roza el 10% y la inflación de octubre fue de 3,5% respecto del mes anterior con lo que acumuló 41,8% en el año. Argentina se sitúa como el segundo país de la región con mayor aumento del costo de vida después de Venezuela.

En esta situación adversa, el interrogante es si el presidente y su socia en el poder podrán resolver sus profundas diferencias -que han puesto a la coalición al borde de la fractura- para reencaminar la gestión gubernamental y resolver la crisis socioeconómica en sus dos últimos años de mandato antes de las elecciones generales de 2023.

“En este escenario tanto Fernández como Cristina saldrán debilitados. Las tensiones entre los dos aumentarán aún más, pero es poco probable que se produzca una ruptura total que dé lugar a renuncias. Fernández es un presidente débil e impopular y, si ella renunciara, se quedaría con un apoyo popular limitado y una oposición constante y duradera de Cristina y su grupo”, dijo Daniel Kerner, director para América Latina de la consultora Eurasia Group.

Un obstáculo difícil para enfrentar en este contexto de profundas divisiones es la consecución de un acuerdo con el FMI para refinanciar la deuda por unos 45.000 millones de dólares que tomó el gobierno del anterior presidente Mauricio Macri (2015-2019).

Fernández, exponente de un ala más moderada dentro del peronismo, es partidario de no dilatar demasiado en el tiempo un acuerdo con el FMI para calmar la incertidumbre en los mercados financieros. Ante la previsible exigencia de un ajuste del gasto público por parte de Fondo, el mandatario sostiene que no pedirá más sacrificios a los argentinos, aunque su postura ante el organismo resulta más conciliadora que la de la vicepresidenta, representante del ala más populista en la coalición gobernante.

“Cristina lo ve como una institución políticamente negativa que financió la campaña de reelección de Macri en 2018 y presionará por un trato especial. El FMI probablemente será pragmático, pero requerirá un plan (económico) que no existe. Por lo tanto, parece poco probable que se llegue a un acuerdo para marzo”, afirmó el analista.

Roberto Bacman, titular del Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), señaló en tanto que el peronismo gobernante deberá encontrar “un mecanismo propio, interno para definir cuál es el rumbo, el plan económico” y cómo se resuelve la refinanciación de la deuda con el FMI.

Según el cómputo oficial, en la provincia de Buenos Aires, el principal distrito electoral del país, la oposición cosechaba 40,09% de los votos contra 38,38%.

En tanto que en Santa Fe, Córdoba y la Ciudad de Buenos Aires, otros distritos con importante peso electoral, Juntos por el Cambio también sacaba varios puntos porcentuales de ventaja.

Loa analistas también consideran que este triunfo de la oposición desatará una pugna entre sus principales referentes de cara a las elecciones presidenciales de 2023 que también influirá en las negociaciones parlamentarias con el oficialismo.

close
search