Internacional

Trío gay hace historia; registran a tres padres en un acta de nacimiento

Ganaron el derecho a su "certificado poli de nacimiento" justo antes de que naciera el pequeño

The New York Post

miércoles, 03 marzo 2021 | 11:54

Una relación gay y poliamorosa de California hizo historia en 2017 cuando se convirtió en la primera familia en el estado en incluir a tres padres en un certificado de nacimiento.

Su viaje reproductivo y batalla legal para convertirse en padres de Piper, ahora de 3 años, se detalla en "Three Dads and a Baby", escrito por uno de sus padres, el doctor Ian Jenkins.

Jenkins y sus parejas, Jeremy Hodges y el doctor Alan Mayfield, no ven a su familia, que ahora también incluye a su hijo, como algo inusual.

“El hecho de que Piper tenga tres padres no es gran cosa. Yo mismo tengo tres padres, mi madre, mi padre y mi madrastra, y nadie piensa en eso”, escribe Jenkins en el libro. “Algunas personas parecen pensar que se trata de un montón de sexo o algo así, o somos inestables y debemos hacer cosas locas. Pero es realmente ordinario y doméstico en nuestra casa y definitivamente no es Tiger King", refiriéndose al salvaje trío gay de Joe Exotic que aparece en la animada serie documental de Netflix.

Jenkins conoció a Mayfield, un psiquiatra, mientras completaban sus residencias médicas en Boston. Los dos estuvieron juntos durante ocho años cuando Hodges, quien trabaja en un hospital zoológico, entró en escena.

Aunque su relación con Hodges comenzó como una amistad, las cosas rápidamente se volvieron románticas. Después de cinco años, el trío comenzó a discutir seriamente la paternidad cuando amigos se ofrecieron a donarles los embriones sobrantes.

Durante el próximo año, la familia gastaría más de 120 mil dólares en honorarios legales, contratos, implantaciones y pruebas. “Las parejas homosexuales no se topan con la paternidad por accidente. Siempre es un acto deliberado y complicado ", escribe Jenkins.

El trío ganó el derecho a su "certificado poli de nacimiento" justo antes de que naciera Piper. "Si no lo hubiéramos conseguido, uno de los tres padres sería un don nadie legal para el niño", escribe Jenkins. “No tendría derecho a visitas si nos separamos. Ni capacidad para dar su consentimiento para recibir atención médica. No tendría voz en las decisiones. Sin responsabilidades legales. Sin herencia automática. Esto hubiera sido muy arriesgado para la familia”.