PUBLICIDAD

Internacional

Teme Ucrania perder su mayor arma: el apoyo de EU

Ucrania ha estado entre la espada y la pared muchas veces y de distintas formas

The New York Times

viernes, 09 febrero 2024 | 07:23

The New York Times | Ucrania ha estado entre la espada y la pared muchas veces y de distintas formas

PUBLICIDAD

Kiev, Ucrania.- En los dos años transcurridos desde que Rusia lanzó su invasión a gran escala, Ucrania ha estado entre la espada y la pared muchas veces y de distintas formas: luchando contra cócteles Molotov, lidiando con apagones y refugiados huyendo. Pero siempre tuvo la perspectiva de tener más ayuda estadounidense.

Ese apoyo fue fundamental, dicen analistas y líderes en Kiev. Estados Unidos ha proporcionado aproximadamente la mitad de la asistencia militar extranjera al arsenal de Ucrania, aproximadamente 47 mil millones de dólares.

Pero esta semana los líderes en Kiev han esperado ansiosamente para ver si ese salvavidas llegará a su fin, mientras hay un punto muerto entre los legisladores en el Congreso de Estados Unidos que amenaza con poner fin, por ahora, al apoyo estadounidense a la guerra contra Rusia.

Una medida que permitiría el flujo de armas estadounidenses a Ucrania, Israel y Taiwán y financiaría la seguridad fronteriza fue rechazada en una votación del Senado el miércoles en medio de una creciente oposición republicana y una profunda división en el Capitolio.

Después de la votación, el senador Chuck Schumer, demócrata por Nueva York, líder de la mayoría, dijo que intentaría un camino alternativo, impulsando una votación sobre la ayuda militar extranjera dejando de lado las medidas más polémicas sobre migración.

Tanto los demócratas como los republicanos expresaron cierto optimismo sobre la nueva medida, pero el miércoles por la noche los legisladores estaban nuevamente en ese punto muerto. Schumer hizo un receso en el Senado hasta el mediodía del jueves.

Pero incluso si el Senado aprueba la ayuda, su destino en la Cámara de Representantes, de mayoría republicana, sigue siendo incierto.

El Ejército de Ucrania no se vería abrumado repentinamente, dicen los analistas, pero la degradación de sus fuerzas sería inexorable. Las naciones europeas carecen de reservas de armas y municiones al nivel de Estados Unidos, y es poco probable que llenen ese vacío, dicen los analistas militares. 

“Ucrania podría resistir efectivamente durante una parte de este año” sin más ayuda militar estadounidense, dijo en una entrevista telefónica Michael Kofman, experto en Rusia del Carnegie Endowment for International Peace en Washington.

“Pero con el tiempo no habrá perspectivas de reconstruir el Ejército y empezarán a perder lentamente”.

La ausencia de más ayuda estadounidense, dijo, “apuntaría a una trayectoria negativa y severa en la segunda mitad de este año”.

Desde los primeros meses caóticos de la invasión, cuando las tropas rusas cruzaron las fronteras desde todas direcciones y el país se levantó en masa para resistir, Ucrania no había enfrentado un momento tan inestable en la guerra.

Rusia, con su Ejército fortalecido por el armamento de Irán y Corea del Norte, está presionando contra ciudades y pueblos a lo largo de casi toda la línea del frente en el este.

El Presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, está preparando una reorganización del liderazgo civil y militar que podría derrocar a un general al mando popular.

Desde finales del año pasado, Rusia ha intensificado sus bombardeos aéreos a gran escala en un intento por explotar los cada vez más escasos suministros de municiones críticas para la defensa aérea occidental e infligir el máximo daño.

“Ucrania necesita ayuda”, dijo en un comunicado Andriy Yermak, jefe de la oficina del presidente ucraniano. “Sólo los esfuerzos conjuntos de las democracias podrán detener al criminal Putin”.

El cada vez menor nivel de ayuda, dicen funcionarios y soldados, está afectando a Ucrania en el campo de batalla, donde Rusia está utilizando su ventaja en artillería y personal para reducir las defensas de Ucrania.

En los combates más feroces en el este, sobre la ciudad de Avdiivka, la proporción de fuego de artillería rusa y ucraniana es de 5 a 1, dicen los comandantes ucranianos.

Los soldados dicen que ya no disparan sólo contra uno o dos soldados rusos que se acercan porque les falta munición y no quieren usarla en grupos pequeños.

El paquete de ayuda militar y financiera estancado en el Congreso no se gastaría enteramente en nuevo armamento para Ucrania; una parte se destinaría a reemplazar armamentos de los arsenales estadounidenses que ya han sido proporcionados a Ucrania. Otros fondos se destinarían a mantenimiento y repuestos, así como a financiar capacitación, intercambio de inteligencia y desminado.

Ucrania ya se ha visto superada en armamento en otras ocasiones. En los primeros días de la guerra, los militares entregaron rifles desde la parte trasera de camiones a todos los que estuvieran dispuestos a llevarlos en Kiev, mientras las tropas rusas avanzaban por los suburbios de la ciudad.

Con el tiempo, llegó nuevo armamento estadounidense, como el sistema de cohetes de artillería de alta movilidad, conocido como HIMARS, y los misiles de defensa aérea Patriot.

Ahora, Ucrania está buscando una vez más formas de adaptarse e improvisar ampliando la fabricación nacional de armamentos y dependiendo más de drones construidos a partir de piezas disponibles comercialmente en el mercado.

Con ese fin, Zelensky anunció esta semana una nueva rama militar: las Fuerzas de Sistemas No Tripulados.

El Mandatario dijo que el objetivo era replicar en tierra el éxito de Ucrania en la lucha contra una fuerza naval rusa muy superior en el Mar Negro mediante el uso de drones marítimos.

Por el momento, sin embargo, la superioridad de Rusia en potencia de fuego y personal tiene a Ucrania a la defensiva en la mayor parte de la línea del frente.

Hasta cierto punto, Ucrania ha contribuido a sus propios problemas. La corrupción, un problema desde hace mucho tiempo en el país, ha desviado millones de dólares en la adquisición de suministros y otras áreas.

Zelensky ocasionalmente se exageró al reprender a sus aliados por no brindar suficiente apoyo, provocando reacciones de enojo.

En el campo de batalla, los líderes militares ucranianos ignoraron el consejo estadounidense de centrar su contraofensiva en una región específica. En cambio, dispersaron los ataques y no lograron avances a pesar de meses de intentos.

Para los soldados, la incertidumbre sobre el futuro suministro de municiones ha comenzado a calar. “Hay cierto fatalismo”, dijo el capitán Oleh Voitsekhovsky, miembro de una unidad de reconocimiento con drones.

“Es lo que es, pero todavía tenemos que hacer nuestras tareas. El número de desertores es pequeño pero continuo”.

El General Anatoliy Barhylevych, comandante de las Fuerzas de Defensa Territorial de Ucrania, dijo que todavía anticipaba que llegaría la ayuda militar estadounidense.

“Pero no importa cómo resulte, el Ejército ucraniano continuará nuestra lucha”, afirmó. “No tenemos otra opción que luchar contra este enemigo”.

Créditos: THE NYT NEWS SERVICE

Síguenos en @reformainter

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search