Internacional

Sin evidencia de ‘accidente de laboratorio’; expertos se aferran a hipótesis

El presidente Biden pidió a las agencias de inteligencia que ‘redoblen sus esfuerzos" y le entreguen un informe en un plazo de 90 días

Associated Press / Joe Biden

The New York Times

jueves, 27 mayo 2021 | 16:53

Nueva York— Inmediatamente después de la orden abrupta del presidente Biden a las agencias de inteligencia estadounidenses de investigar los orígenes del coronavirus, muchos científicos reaccionaron positivamente, reflejando su presión en las últimas semanas para obtener más información sobre el trabajo de un laboratorio de virus en Wuhan, China. Pero advirtieron contra esperar una respuesta en el plazo de tres meses de la solicitud del presidente.

Después de mantenerse alejados del debate durante mucho tiempo, algunos científicos influyentes se han vuelto más abiertos últimamente a expresar sus incertidumbres sobre los orígenes del virus.

"Al principio, había mucha presión en contra de hablar, porque estaba vinculado a conspiraciones y partidarios de Trump", dijo Akiko Iwasaki, inmunóloga de la Universidad de Yale. "Hubo muy poca discusión racional al principio".

Los virólogos todavía se inclinan en gran medida hacia la teoría de que los animales infectados, tal vez un murciélago u otro animal criado para alimentarse, transmitieron el virus a los humanos fuera de un laboratorio. No hay evidencia directa para la teoría del "accidente de laboratorio" de que los investigadores chinos aislaron el virus, que luego infectó a un trabajador de laboratorio y escapó a la comunidad.

Pero el papel integral de China en una investigación conjunta con la Organización Mundial de la Salud hizo que su rechazo de la teoría del accidente de laboratorio fuera difícil de aceptar, argumentaron el doctor Iwasaki y otros 17 científicos en la revista Science este mes.

“Por lo general, solo hablo de un tema públicamente si tengo algún resultado científico nuevo que me haga confiar en un nuevo descubrimiento o conclusión”, dijo uno de los organizadores de esa carta, Jesse Bloom, que estudia la evolución de los virus en Fred Hutchinson. "En el caso de los orígenes del SARS-CoV-2, todavía no estoy seguro de lo que sucedió".

Pero "a medida que pasaba el tiempo, quedó claro que no decir nada sobre los orígenes se interpretaba como estar de acuerdo con la idea de que el virus definitivamente se originó a partir de una zoonosis", dijo, refiriéndose a un contagio animal.

Este miércoles, dos semanas después de la publicación de esa carta, el presidente Biden pidió a las agencias de inteligencia que "redoblen sus esfuerzos" y le entreguen un informe en un plazo de 90 días. Hoy, Biden dijo que esperaba dar a conocer el informe al público.

Si bien los investigadores generalmente dan la bienvenida a una búsqueda sostenida de respuestas, algunos advierten que es posible que esas respuestas no lleguen pronto, si es que lo hacen.