Internacional

Sentencia Canadá a 10 años a inmigrante chino que mató y desmembró a un familiar

Ha estado bajo custodia durante más de cinco años, por lo que le quedan dos años, cuatro meses y ocho días para cumplir su condena

The New York Times

The New York Times

miércoles, 07 octubre 2020 | 08:41

Montreal.- Fue un sábado tranquilo en 2015 en uno de los enclaves más ricos de Vancouver, cuando un inmigrante chino le dijo a la policía que perdió el control. Mató a tiros a su familiar intimidador y mujeriego fuera de la mansión de la víctima de 6 millones de dólares. Luego cortó el cuerpo en 108 pedazos.

El pasado lunes, el juez Terence Schultes de la Corte Suprema de Columbia Británica, condenó a Zhao Li, ahora de 60 años, a 10 años y seis meses de prisión después de su condena por homicidio e interferir con restos humanos. En enero, el juez sorprendió a los expertos legales canadienses cuando dictaminó que el señor Zhao no era culpable de asesinato. Según la ley canadiense, podría haber sido condenado a cadena perpetua por homicidio involuntario.

El señor Zhao había estado bajo custodia durante más de cinco años después de matar a Yuan Gang, su socio comercial y un miembro de su familia. Con cada día bajo custodia contando como 1.5 días para su sentencia, a Zhao le quedan dos años, cuatro meses y ocho días para cumplir, dijo el juez.

Chris Johnson, un abogado que representó la herencia del señor Yuan, calificó el espeluznante caso, que generó titulares en Canadá y China, como una advertencia sobre la venganza y la corruptibilidad del dinero.

"Este delito fue particularmente impactante para los canadienses debido a la naturaleza descarada del crimen, a plena luz del día en uno de los vecindarios más ricos de Vancouver", dijo. "El método del asesinato fue brutal".

El juez Schultes notó el lunes la violencia del crimen y observó que el desmembramiento del cuerpo fue "incuestionablemente extraño", y agregó que su "desapasionamiento clínico" y "frialdad" eran "muy moralmente culpables".

Dijo que su sentencia se basó en que Zhao no tenía antecedentes penales y en el remordimiento que había mostrado.