PUBLICIDAD

Internacional

Se preparan europeos para el frío y los apagones

A medida que bajan las temperaturas en medio de una crisis energética, los gobiernos dicen que es posible que se necesiten cortes de electricidad controlados

The New York Times

lunes, 05 diciembre 2022 | 12:15

The New York Times

PUBLICIDAD

La vida en algunas ciudades europeas pronto podría verse así: cortes de electricidad escalonados para ahorrar energía. Cortes temporales en el servicio de telefonía móvil e internet. Escuelas cerradas por falta de iluminación y calefacción. Incluso los semáforos podrían apagarse brevemente.

Europa ha pasado meses preparándose para un invierno sin gas ruso, almacenando combustible e impulsando medidas de conservación con la esperanza de mantener suficiente energía para mantener las redes eléctricas en funcionamiento.

PUBLICIDAD

Pero a medida que una racha inusual de clima templado da paso a temperaturas bajo cero, los gobiernos están comenzando a preparar a las personas para la posibilidad de cortes de energía controlados en caso de que los suministros de energía se extiendan, con un amplio impacto en la vida diaria.

La semana pasada, el gobierno francés comenzó a instruir a los funcionarios de todo el país para que planifiquen posibles cortes de electricidad el próximo mes. El operador británico National Grid ha advertido a los hogares sobre posibles apagones a partir de las 4 a las 7 de la tarde si el gas utilizado para producir electricidad se agota. Se recomienda a los propietarios de automóviles eléctricos en Finlandia que no calienten sus vehículos enchufados en las mañanas heladas para evitar sobrecargar la red.

Y en Alemania, el país que más ha dependido del gas ruso, la gente no se arriesga: las ventas de velas se han disparado.

Unas pocas horas sin electricidad en un café francés o en un supermercado alemán no serían tan dolorosas como la situación que enfrentan las personas en Ucrania, donde el bombardeo sistemático de la red eléctrica por parte de Rusia ha dejado a millones de personas enfrentando un invierno helado sin electricidad, calefacción y agua día y noche en temperaturas bajo cero y con nieve.

Aun así, la perspectiva de que los hogares, las escuelas, las empresas e incluso los trenes que dependen de la energía se apaguen, aunque sea brevemente, será la primera gran prueba de resiliencia de Europa a medida que se aleja del combustible ruso.

Los funcionarios europeos insisten en que los planes de racionamiento son solo un último recurso, para evitar apagones descontrolados si la producción de electricidad nacional y la energía importada no son suficientes para evitar que los sistemas de energía colapsen.

“No estamos en una película de catástrofes”, dijo Olivier Véran, el portavoz del gobierno francés, en televisión la semana pasada. “No estamos anunciando que se vayan a producir recortes, pero si tenemos un invierno particularmente frío y de gran consumo energético, podría haber situaciones de tensión y nos estamos preparando para todos los escenarios”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search