PUBLICIDAD

Internacional

Se prepara mercado petrolero para nuevas sanciones a Rusia

Los aliados de Ucrania se disponen a golpear el petróleo ruso con las restricciones más severas a la fecha a partir de inicios de diciembre

Agencia Reforma

martes, 08 noviembre 2022 | 07:08

Agencia Reforma

PUBLICIDAD

Nueva York.- Las sanciones a Rusia redibujarán el flujo petrolero en el curso de los próximos tres meses. La confusión respecto a cómo funcionarán las medidas está dificultando que la industria energética se prepare, según publicó The Wall Street Journal.

Los aliados de Ucrania se disponen a golpear el petróleo ruso con las restricciones más severas a la fecha a partir de inicios de diciembre, un intento para detener la entrada de ingresos por combustible fósil del Presidente Vladimir Putin.

PUBLICIDAD

Las negociaciones al interior de la Administración Biden y con sus socios extranjeros van a contrarreloj, generando incertidumbre para comerciantes, refinerías y otros actores en el mercado energético.

Para agravar la inquietud, Moscú ha amenazado con responder estrangulando el suministro.

Los precios del crudo han aumentado desde mediados de octubre y probablemente subirán más si Putin cumple con esa advertencia, señalan comerciantes.

Otro riesgo es que la logística de exportación petrolera de Rusia batalle para adaptarse a las sanciones, sacando crudo del mercado independientemente de la reacción del Kremlin. El crudo Brent, el índice de referencia global, está cerca de los 100 dólares por barril por primera vez desde agosto.

Sin embargo, el verdadero impacto se está manifestando en los precios exorbitantes que los europeos están pagando por el diesel, afirman operadores. El mercado del diesel es particularmente susceptible a la pérdida de suministros rusos porque Europa ha dependido desde hace mucho tiempo en refinerías rusas para obtener combustible agrícola, industrial y de transporte.

Para colmo de males, las reservas se están agotando tras las huelgas en refinerías francesas.

"Nos estamos quedando sin destilados medios en Europa, en algunos países europeos, así que necesitamos productos", declaró Josu Jon Imaz, CEO de la compañía de energía española Repsol SA, a analistas a fines de octubre, en referencia a un grupo de petróleos, incluyendo diesel y turbosina.

Tres fechas límite se avecinan en el mercado petrolero. El 5 de diciembre, la Unión Europea vetará la mayoría de las importaciones de crudo ruso y prohibirá que las compañías aseguren o financien petróleo ruso en cualquier lugar del mundo.

El mismo día, se contempla que entre en vigor un tope encabezado por EU al petróleo ruso, permitiendo que esas compañías faciliten cargamentos de petróleo ruso si el crudo no cotiza por encima de un precio aún por ser determinado.

Luego, el 5 de febrero, se espera que la Unión Europea imponga las mismas restricciones a combustibles refinados de Rusia tales como diesel y gasolina, que también están sujetos al tope de precios.

Las propuestas dependen unas de otras. Estados Unidos insistió en el tope para permitir que el petróleo ruso siga llegando al mercado mundial, tras haberse preocupado de que la medida europea que prohíbe asegurar petróleo ruso pudiera por sí sola llevar a un incremento en los precios globales de la energía.

Washington y sus aliados han acordado qué ventas de petrolero ruso estarán sujetas al tope, y el Tesoro de EU aclaró otros detalles en semanas recientes. Pero el grupo se apresura para concluir detalles importantes, como el nivel al que se fijará el tope.

En Europa, hay poco margen de error, particularmente cuando se trata de combustibles refinados. Además de las huelgas en refinerías francesas que apenas están volviendo a operar, ha subido la demanda luego de que fábricas encendieron hornos a petróleo para ahorrar gas natural.

El continente está compitiendo por una oferta global escasa con compradores en la costa este de Estados Unidos y en Latinoamérica y Asia.

Además, las reservas de diesel están muy por debajo de los niveles del otoño en Estados Unidos, provocando un aumento de hasta 58% en los precios del combustible en el puerto de Nueva York en el último año.

La escasez de diesel es más aguda en la costa este de EU, que se está peleando por cargamentos con el noroeste de Europa. Los precios en Europa se han disparado 60% en el último año y alcanzado niveles récord esta primavera.

Las refinerías tienen poca capacidad para aumentar la producción para reemplazar el combustible ruso, más allá del reinicio de las plantas en huelga en Francia.

Varias fábricas, como la refinería Donges, de TotalEnergies SE, y las unidades de Exxon Mobil Corp. en Fos-sur-Mer y Port-Jerome-sur-Seine, están volviendo a operar. Pero analistas dicen que las plantas batallarán para ponerse al corriente con los aproximadamente 25 millones de barriles en producción perdida.

Una refinería de Total en Feyzin, cerca de Lyon, continúa en huelga.

Los paros obligaron a Francia a importar más diesel y agotaron las reservas en otros puntos del continente. Incluso antes de las huelgas, los inventarios de diesel en los Países Bajos, un importante centro de comercio y almacenamiento, habían caído 40% respecto al año pasado.

No obstante, al restringir la demanda de crudo, algunos operadores señalan que las huelgas han liberado algo de petróleo que podría apaciguar al mercado cuando entren en vigor las sanciones el 5 de diciembre.

Refinerías, gasolineras y otros compradores se están anticipando al embargo, al importar más diesel de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos e India. Aún así, Europa está importando 400 mil barriles diarios de diesel de Rusia, junto con 1.7 millones de barriles de productores no rusos, indicó Janiv Shah, analista senior en la firma consultora Rystad Energy.

Reemplazar el combustible ruso será difícil, comentó Shah.

Una nueva refinería kuwaití, Al Zour, podría exportar diesel a Europa si se pone en marcha según lo programado en los próximos meses. Sin embargo, Europa tendrá que competir en precios con otras regiones importadoras, agravando la tensión por los costos de la energía en negocios y hogares.

El diesel es usado en un mayor porcentaje del parque vehicular en Europa que en Estados Unidos, luego de que los gobiernos presionaron a los conductores a adoptar ese combustible para reducir las emisiones de carbono.

Europa omitió actualizar sus refinerías para que produjeran más diesel durante la pandemia y cerró varias plantas durante la pandemia, aumentando su dependencia en Rusia.

"Europa va a pagar lo que pidan estos productores y va a ser mucho muy alto", manifestó Benedict George, director de fijación de precios de diesel en Argus Media, en referencia a las refinerías en la Costa del Golfo de México y en Medio Oriente e India.

"Si sucede algo inesperado, el precio alcanzará niveles muy altos muy rápido porque nadie tiene nada en que apoyarse".

Rick Joswick, director de analítica global del petróleo en S&P Global Commodity Insights, apuntó que Europa lo enfrentará importando más de EU y Asia y reduciendo sus exportaciones de diesel a África y las Américas. Pero a nivel global, anticipa que los precios seguirán elevados.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search