Internacional

Se expande redada masiva en centro de China por coronavirus

Incluyen otras ciudades en la provincia de Hubei que han sido duramente afectadas por la crisis

Associated Press

The New York Times

jueves, 13 febrero 2020 | 12:59

Pekín.- Altos funcionarios en Pekín expandieron el jueves una redada masiva de personas enfermas o posiblemente infectadas más allá de Wuhan, la ciudad en el centro del brote de coronavirus, para incluir otras ciudades en la provincia de Hubei que han sido duramente afectadas por la crisis, según la emisora estatal CCTV.

Las órdenes de comenzar las cuarentenas masivas en Wuhan llegaron del gobierno la semana pasada para “reunir a todos los que deberían ser detenidos” como parte de una campaña de “tiempo de guerra” para contener el brote de coronavirus.

Los pacientes confirmados con síntomas leves fueron puestos en grandes espacios en cuarentena. Los casos sospechosos fueron llevados a hoteles y escuelas convertidas en centros de salud para ser aislados. Los contactos cercanos de casos confirmados y pacientes con fiebre que podrían haber sido infectados también fueron puestos en instalaciones separadas.

Pero el esfuerzo liderado por el gobierno ha estado plagado de caos y desorganización, exacerbando la ansiedad y la frustración en una ciudad que ya está al borde del colapso ocasionado por un bloqueo prolongado.

Desesperados por detener la propagación del virus, los funcionarios elaboraron a toda prisa un plan para convertir lugares como estadios, centros de exposiciones, hoteles y escuelas en centros médicos temporales para los miles de personas que no pueden ingresar en un hospital.

En la prisa por llevar a cabo el edicto, los funcionarios en Wuhan están aprehendiendo al azar a pacientes enfermos, en algunos casos separándolos de sus familias y colocándolos en instalaciones médicas improvisadas, a veces sin proporcionar la medicina o el apoyo que necesitan.

Los proveedores móviles de China publican información de seguimiento

Para combatir la propagación del coronavirus, funcionarios chinos están utilizando una combinación de tecnología y vigilancia para rastrear los movimientos de los ciudadanos que pudieron haber visitado la provincia de Hubei.

Los propietarios de teléfonos móviles en China obtienen su servicio de una de las tres empresas estatales de telecomunicaciones, las cuales esta semana introdujeron una función para que los suscriptores envíen mensajes de texto a una línea directa que genera una lista de las provincias que han visitado en las últimas semanas.

Eso ha creado una nueva forma para que las autoridades vean a dónde han viajado los ciudadanos.

En una estación de tren de alta velocidad en la ciudad oriental de Yiwu el martes, los funcionarios en trajes protectores exigieron que los pasajeros enviaran los mensajes de texto y luego mostraran su información de ubicación a las autoridades antes de que se les permitiera salir de la estación. Aquellos que hubieran pasado por la provincia de Hubei tenían pocas probabilidades de ingresar a la ciudad.

En otros lugares, las ciudades están utilizando aplicaciones de manera similar.

En Shanghái, los pasajeros que llegan en tren deben completar la información personal, incluido su nombre, dirección, número de teléfono y número de identificación nacional en una aplicación móvil llamada Health Cloud. Para confirmar que han completado el proceso, la aplicación envía un mensaje de texto al teléfono del usuario.

En la estación de ferrocarril de Hongqiao en Shanghái, una barricada de voluntarios con máscaras quirúrgicas y gafas estaban revisando los teléfonos de los pasajeros que llegaban, para confirmar que hubieran completado el formulario.

Las empresas en China generalmente evitan compartir datos de ubicación con las autoridades locales, por temor a que se filtren o sean vendidos. Y hubo algunas señales de que las empresas se sentían incómodas con el nuevo lanzamiento de información de seguimiento.

China Mobile advirtió que los datos deben tomarse solo como referencia, debido a que el registro indica dónde ha estado el teléfono, no su propietario. Tampoco diferencia entre las personas que pasaron brevemente por una provincia y las que pasaron un tiempo significativo allí.