Internacional

Se cancelan más de 13 mil vuelos diarios por coronavirus

Aerolíneas limitaron drásticamente el servicio en respuesta a la propagación acelerada del virus

Associated Press

The New York Times

viernes, 21 febrero 2020 | 10:11

La cancelación de miles de vuelos en los cielos de China son muestra de cómo el coronavirus ha debilitado a una nación en las últimas semanas.

Las vuelos suspendidos comenzaron a acumularse a finales del mes pasado, ya que los países y las aerolíneas limitaron drásticamente el servicio en respuesta a la propagación acelerada del virus, que hasta este viernes ha infectado al menos a 76 mil personas y matado a más de 2 mil 200, la mayoría de ellas en China. En solo tres semanas, del 23 de enero al 13 de febrero, el número diario de salidas y llegadas para vuelos nacionales e internacionales se redujo de 15 mil a solo 2 mil, según Flightradar24, una firma de datos de la industria. Son más de 13 mil vuelos diarios los perdidos por esta crisis.

 Las medidas restrictivas adoptadas por China ayudaron a retrasar la propagación del virus a otros países en dos o tres semanas, dijo la Organización Mundial de la Salud. Los funcionarios en China cerraron Wuhan , el epicentro del brote, el 23 de enero, y comenzaron a cancelar los viajes en tren, autobús y avión; cerraron escuelas y fábricas e instaron a los habitantes del todo el país para que se queden en casa. Pero el creciente aislamiento de China podría tener consecuencias económicas duraderas.

Cuando los turistas no aparecen en los templos de Kioto o en los centros comerciales de Hong Kong o en las playas de Tailandia, se siente su ausencia. Los viajeros chinos representan aproximadamente una quinta parte de todo el gasto turístico, más que cualquier otro país, según la Organización Mundial del Turismo. En 2018, los residentes chinos gastaron 277 mil millones de dólares en el extranjero, según la ONU, o casi el doble que los residentes de los Estados Unidos.

Todavía es demasiado pronto para saber cuál será el impacto general, pero las empresas, analistas y economistas de Wall Street, intentan calcular los costos.