Se ajusta Guatemala a medidas migratorias

El país centroamericano ordenó expulsar a Honduras a un grupo de 145 personas provenientes de Haití, Brasil, el Congo y Angola, informaron

Reforma
viernes, 14 junio 2019 | 09:24
Reforma |

Ciudad de México— La Administración de Trump no sólo busca que México endurezca sus políticas migratorias; también lo hace en Guatemala.

Este fin de semana, el Instituto Guatemalteco de Migración ordenó expulsar a Honduras a un grupo de 145 personas provenientes de, entre otros lugares, Haití, Brasil, el Congo y Angola, señaló Alejandra Mena, portavoz del organismo.

El incidente llega tras la firma de un convenio entre el Gobierno de Guatemala con el secretario de Seguridad Interna de EU, Kevin McAleenan, el pasado 29 de mayo, según un comunicado del Departamento.

"No lo podría denominar presión, simplemente Guatemala está dando cumplimiento (al acuerdo) y también a la legislación nacional", afirmó Mena.
La funcionaria confirmó que tras la visita de funcionarios estadounidenses hay conversaciones en curso entre autoridades del Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) para reducir la migración.
"Se está buscando una estrategia que pueda ser implementada en estos países para que estas personas puedan encontrar las oportunidades en su país", comentó.
Los detalles del acuerdo con EU no han sido revelados públicamente, pero el ministro del Interior, Enrique Degenhart, dijo a The Washington Post que buscan desincentivar el flujo de migrantes a través de su frontera, lo que implica disolver caravanas.
Esto, considera María Eugenia Anguiano, especialista del Colegio de la Frontera Norte, muestra la intención de EU en enfocar sus esfuerzos fuera de su territorio.
"Los países han externalizado sus fronteras: la frontera de EU ya no está físicamente donde el mapa nos dice, sino que ha extendido sus acciones hacia la frontera sur mexicana y ahora hacia Guatemala", señaló.
Para Aracely Martínez, especialista en migración de la Universidad Valle de Guatemala, las políticas de endurecimiento implicarían alimentar el tránsito ilegal.
Migrar a otro país, explica, es una decisión muy meditada para la que se apartan recursos, por lo que las personas buscarían medios que podrían ponerlas en peligro.
"Es un mercado, las redes de coyotaje van a aprovechar cualquier situación para obtener ganancia", apunta. "Mientras más restricción haya, más mafias va a haber".
En los últimos meses, ejemplifica, los coyotes han cobrado hasta alrededor de 9 mil dólares para cruzar hacia EU.
Y aunque hay casos de migrantes que huyen por situaciones de violencia, asegura que una política que privilegie el libre tránsito bajo ciertas condiciones, como un programa que tiene el país con Canadá, podría ayudar a garantizar la seguridad de migrantes.
"La gente no quiere necesariamente quedarse en EU, lo que quiere es capitalizar para regresar a su casa, o subsanar una deuda, o comprar un terreno", apunta. "La gente sigue moviéndose".