Internacional

Sanciona EU a jefe de Ejército de Nicaragua

Se negó a desmantelar a las fuerzas paramilitares durante y después de las protestas de 2018 en el país

Associated Press

viernes, 22 mayo 2020 | 18:49

Managua.- El Gobierno de Estados Unidos impuso este viernes sanciones financieras al comandante en jefe del ejército de Nicaragua, Julio César Avilés Castillo, por negarse a desmantelar a las fuerzas paramilitares durante y después de las protestas de 2018 en el país centroamericano.

En un comunicado, el Departamento del Tesoro informó que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) ha bloqueado "todos los bienes e intereses" del alto jefe militar nicaragüense que, agregó, está alineado políticamente con el presidente Daniel Ortega'.

"(Avilés Castillo) se negó a ordenar el desmantelamiento de las fuerzas paramilitares o parapoliciales durante y después de los levantamientos políticos que comenzaron el 18 de abril de 2018", dijo la OFAC.

"Los militares proporcionaron armas a la parapolicía que llevó a cabo actos de violencia contra el pueblo nicaragüense, que resultó en más de 300 muertes, actos de violencia significativos y abuso de los derechos humanos contra personas asociadas con las protestas".

La OFAC aplicó iguales sanciones al Ministro de Hacienda, Iván Acosta, quien, aseguró, "ha seguido organizando un importante apoyo financiero al régimen de Ortega".

También acusó a Acosta de amenazar a los bancos para que no participaran en una huelga organizada por los líderes de la Oposición en marzo de 2019, cuyo objetivo era impulsar la liberación de presos políticos.

La medida congela los activos estadounidenses de los dos funcionarios y prohíbe a los estadounidenses realizar transacciones con ellos.

"Ni nos vendemos, ni nos rendimos. Jamás", dijo a The Associated Press la oficina de la vicepresidenta Rosario Murillo en un coreo electrónico haciendo referencia a Augusto César Sandino, el patriota nacionalista que se enfrentó a una intervención militar de Estados Unidos en 1927.

Desde 2017, el Gobierno de Donald Trump ha sancionado a una veintena de altos funcionarios, familiares y allegados a Ortega, entre ellos su esposa y vicepresidenta, dos de sus hijos y los principales jefes de la policía, el Parlamento y el Tribunal Electoral.