PUBLICIDAD

Internacional

¡Sagitario A*, hermano, ya eres mexicano!

Científicos aztecas participaron en la investigación para obtener la imagen

Excélsior

viernes, 13 mayo 2022 | 06:00

Excélsior

PUBLICIDAD

Ciudad de México.– Una investigación conjunta, que arrancó en abril de 2017, en la que participaron más de 300 científicos de al menos cinco países, entre ellos México, con una red de ocho observatorios denominado Horizonte de Eventos, mostró la primera imagen de un agujero negro supermasivo en el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, denominado Sagitario A*, con un tamaño de 4 millones de masas solares y a una distancia de 27 mil años luz de nuestro planeta.

Se trata de un anillo brillante y dentro una región oscura que, gracias a que está dentro de nuestra galaxia, pudo conocerse su tamaño y la distancia a la que se encuentra.

PUBLICIDAD

El anuncio fue hecho de manera simultánea en la Ciudad de México, Washington, Múnich, Santiago de Chile, Tokio y Madrid. Aquí, la conferencia de prensa la encabezó la titular del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), María Elena Álvarez-Buylla, junto a académicos del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica de la UNAM y la Universidad de Frankfurt.

“Realmente emocionante estar presenciando un avance en el conocimiento de esta naturaleza en donde nos podemos asomar a esta orilla del universo, al ombligo de nuestra propia galaxia, descubrir, estudiar el comportamiento de la materia y comprobar la teoría general de la relatividad de Albert Einstein.

Visibilizar este agujero negro en el centro de nuestra galaxia muestra la importancia de la ciencia teórica para aquellos que piensan que la teoría no es importante, ésta es una demostración de cuán importante es en predecir fenómenos tan complejos”, destacó la funcionaria.

De acuerdo con lo que explicó la investigadora del Instituto de Astronomía de la UNAM, la doctora Gisela Ortiz León, el observatorio mexicano, junto a los otros siete observatorios en otras partes de la Tierra, ubicaron sus antenas hacia el mismo objetivo y se sincronizaron con relojes atómicos para capturar este hoyo negro en el mismo instante en el corazón de la galaxia.

“La importancia de este resultado radica en que el diámetro de este anillo depende exclusivamente de la masa del hoyo negro, quiere decir que entre más masivo es el hoyo negro mayor es el anillo y su tamaño equivale a la órbita de Mercurio”, explicó.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search