Internacional

Saborean parisinos más que su café con la reapertura

Sin servicio en el interior, y las mesas separadas, los franceses volvieron a estar juntos mientras permanecían separados

The New York Times

The New York Times

miércoles, 03 junio 2020 | 10:13

París.- Durante el bloqueo de 11 semanas contra el coronavirus, nada podría reemplazar el ritual: una mesa al sol con una pequeña taza de café negro. El martes, los parisinos redescubrieron su momento favorito de sociabilidad: reunirse y permanecer separados.

Se permitió la reapertura de los cafés en toda Francia y el alivio fue universal.

En París, todavía oficialmente clasificada como zona de riesgo de virus, a los cafés no se les permitía servir dentro. En las terrazas exteriores que se abrían, las mesas tenían que estar a un metro de distancia. Y no estaban llenos de clientes. Esta libertad es demasiado nueva.

Aun así, el martes trajo un indicio cálido de la vida anterior. Desde lujosos establecimientos, como Café de Flore, hasta aquella pequeña cafetería de barrio, París se reconectó este martes con un elemento clave de su vida urbana.

Los parisinos podían sentarse una vez más, podían ser amigables sin acercarse demasiado, podían estar aproximadamente en el mismo espacio juntos, sin tener que hablar entre ellos (solo los turistas hablan a través de las mesas vecinas con extraños, no los estrictos parisinos), podían quedarse por horas si lo necesitaban: la diferencia esencial entre el café francés y su primo transatlántico.

En un brillante día de primavera, se puede saborear el momento, incluso con reserva, moderación y lógica.