Rechazo a plan de Brexit aumenta presión sobre May

La primera ministra ofreció ayer concesiones, entre ellas la opción de votar por un nuevo referendo, pero la oferta fue rechazada por su propio partido y la oposición

Associated Press
miércoles, 22 mayo 2019 | 07:36
Associated Press |

Londres.- La primera ministra británica Theresa May se vio presionada el miércoles para cancelar una votación sobre su nuevo plan de Brexit, después de que su intento de alcanzar un compromiso fuera rechazado por su propio partido y la oposición.

May tiene previsto pedir al Parlamento que vote el mes que viene un proyecto de ley para consumar la salida británica de la Unión Europea.

Los legisladores han rechazado tres veces el acuerdo de May con la UE, y la fecha de salida del 29 de marzo, prevista desde mucho antes, pasó sin que el país abandonara el bloque de 28 naciones.

En un último intento de recabar apoyos, May anunció concesiones, entre ellas la promesa de que el Parlamento podría votar si se celebra un nuevo referendo sobre la membresía británica en la Unión Europea.

Sin embargo, legisladores de la oposición dijeron que la oferta era escasa y llegaba tarde, mientras que los miembros partidarios del Brexit en el gobernante Partido Conservador acusaron a su líder de capitular.

Es probable que May afronte críticas de todos los bandos y peticiones de que renuncie cuando defienda su plan el miércoles en la Cámara de los Comunes.

El vocero laborista sobre el Brexit, Keir Starmer, dijo que May debería recapacitar y prometer una "relación económica estrecha" con la UE además de un nuevo referendo.

"La primera ministra debe aceptar hoy (miércoles) que su anuncio de ayer no va a funcionar y desistir de la votación", dijo Starmer por la BBC.

En tanto, los legisladores conservadores preveían reunirse en las próximas horas para discutir si intentaban destituir a May como líder del partido.

May ha dicho que anunciará un calendario de su partida una vez que el Parlamento vote sobre su proyecto. Pero ante la probabilidad de que el proyecto sufrirá una nueva derrota, un número creciente de conservadores la presiona para que cancele la votación y renuncie.

El secretario de Ambiente, Michael Gove, se negó a confirmar que la votación se realizará la semana del 3 de junio como prometió May.

"En los próximos días reflexionaremos sobre cómo ve la gente la propuesta que se ha presentado", dijo Gove.