Internacional

'Quieren matarme': muchos pacientes de Covid-19 sufren delirios

Informes de hospitales e investigadores señelan que alrededor de dos tercios de los enfermos en cuidados intensivos lo han experimentado

The New York Times

The New York Times

lunes, 29 junio 2020 | 10:32

Kim Victory quedó paralizada en una cama y fue quemada viva. Justo a tiempo, alguien la rescató, pero de repente, se convirtió en una escultura de hielo en un elegante buffet de cruceros. Luego, fue objeto de un experimento en un laboratorio en Japón. Luego fue atacada por gatos.

Visiones de pesadilla como estas plagaron a la señora Victory durante su hospitalización esta primavera por insuficiencia respiratoria severa causada por el coronavirus. La pusieron tan agitada que, una noche, ella se sacó el tubo de respiración del ventilador; en otra ocasión, se cayó de una silla y golpeó el piso.

"Fue muy real y tenía mucho miedo", dijo Victory, de 31 años, que ahora está de regreso en Franklin, Tennessee.

En un grado sorprendente, muchos pacientes con coronavirus están informando experiencias similares. Llamado delirio hospitalario, el fenómeno se ha visto principalmente en un subconjunto de pacientes mayores, algunos de los cuales ya tenían demencia.

Pero ahora, la afección afecta a pacientes con coronavirus de todas las edades sin deterioro cognitivo previo. Informes de hospitales e investigadores sugieren que alrededor de dos tercios de los pacientes con coronavirus en cuidados intensivos lo han experimentado de varias maneras. Algunos tienen "delirio hiperactivo", alucinaciones paranoides y agitación; algunos tienen "delirio hipoactivo", visiones internalizadas y confusión que hacen que los pacientes se vuelvan retraídos e incomunicados; y algunos tienen ambos.

Las experiencias no son solo aterradoras y desorientadoras. El delirio puede tener consecuencias perjudiciales mucho después de que haya terminado, prolongando la estadía en el hospital, retrasando la recuperación y aumentando el riesgo de desarrollar depresión o estrés postraumático. Investigadores han encontrado que los pacientes mayores con delirio, previamente sanos, pueden desarrollar demencia y morir antes.

"Existe un mayor riesgo de déficit cognitivos temporales o incluso permanentes", dijo el doctor Lawrence Kaplan, director de psiquiatría de enlace de consulta en el Centro Médico de la Universidad de California. "En realidad es más devastador de lo que la gente cree".

Los ingredientes para el delirio son generalizados durante la pandemia. Incluyen períodos prolongados en ventiladores, sedantes pesados y falta de sueño. Otros factores: los pacientes están en su mayoría inmóviles, en ocasiones restringidos para evitar que desconecten los tubos accidentalmente, y reciben una interacción social mínima porque las familias no pueden visitarlos y los proveedores médicos usan equipos de protección que ocultan la cara y pasan un tiempo limitado en las habitaciones de los pacientes.

"Es como la tormenta perfecta para generar delirio", dijo la doctora Sharon Inouye, experta en delirios que fundó el Programa Hospital Elder Life.

El agotamiento de oxígeno y la inflamación que experimentan muchos pacientes con coronavirus gravemente enfermos pueden afectar el cerebro y otros órganos además de los pulmones. La insuficiencia renal o hepática puede conducir a la acumulación de medicamentos promotores del delirio. Algunos pacientes desarrollan pequeños coágulos de sangre que no causan derrames cerebrales, sino que provocan una sutil interrupción de la circulación que podría desencadenar problemas cognitivos y delirio, dijo la doctora Inouye.