Queda Brexit en el limbo por salida de Theresa May

La primera ministra británica anunció su dimisión este viernes; se hará efectiva el 7 de junio

Reforma
sábado, 25 mayo 2019 | 08:21
|

Ciudad de México.- Theresa May finalmente soltó la batuta.

La Primera Ministra británica anunció ayer que dejará el cargo, desencadenando una contienda que llevará al poder a un nuevo líder que buscará probablemente un acuerdo de divorcio más drástico con la Unión Europea.

La salida de May agudiza la crisis del Brexit, ya que es probable que su sucesor aspire a decir adiós al club europeo bajo términos más contundentes, lo que aumentará las posibilidades de un choque con la UE y unas elecciones parlamentarias anticipadas con resultados impredecibles.

Con su voz rota por la emoción, la Premier, que soportó crisis y humillaciones durante sus fallidos esfuerzos por cerrar un acuerdo de consenso para el divorcio que obtuviera la aprobación parlamentaria, dijo que renunciará como líder del Partido Conservador el 7 de junio, por lo que la carrera por la sucesión comenzará oficialmente la semana siguiente.

La otrora partidaria reticente a la permanencia británica en la UE, que asumió el cargo en la confusión que siguió al referendo de 2016, deja el puesto sin haber cumplido su principal promesa.

"Es y siempre seguirá siendo para mí una cuestión de profundo pesar no haber podido llevar a término el Brexit", dijo May.

"Para alcanzar su propósito, él o ella (su sucesor) deberá encontrar el consenso en el Parlamento que yo no pude encontrar", señaló.

Los candidatos con más posibilidades de éxito, empezando por Boris Johnson, miran de reojo al ultranacionalista Nigel Farage y compiten por mostrar dureza frente a Bruselas.

El rechazo generalizado entre los conservadores al último intento de salvar su plan del Brexit, que incluía un guiño a los laboristas con la posibilidad de un segundo referendo, hizo finalmente comprender a May que se había quedado sola.

"Lo intenté hasta tres veces. Creí que perseverar era lo correcto, a pesar de tener todo en contra. Ahora ya me ha quedado claro que lo mejor para el interés del país es que sea un nuevo Primer Ministro quien lidere este esfuerzo", señaló.

Era la imagen de la derrota. Sólo al final de su discurso, en la última frase, no pudo evitar el llanto.

"Dimito sin mala voluntad, pero sí muy agradecida por haber tenido la oportunidad de haber servido al país que amo".

May hará efectiva su salida el 7 de junio. Eso le permitirá recibir sin provisionalidad al Presidente de EU, Donald Trump, cuya visita oficial al Reino Unido está prevista entre el 3 y el 5 de ese mes.

A partir de ese momento, comenzará la primera fase de un proceso de sustitución que puede prolongarse hasta mitad de julio y en el que los rivales con más posibilidades de éxito, como el ex Ministro para el Brexit Dominic Raab o el ex Alcalde de Londres Boris Johnson, se presentarán ante la militancia conservadora con un discurso de dureza frente a Bruselas.

Es probable que el próximo líder británico sea un partidario acérrimo del Brexit, que intentará renegociar el pacto y que, si eso falla, dejará el bloque sin acuerdo.

La mayoría de las empresas y economistas creen que este escenario causaría un caos económico y sumiría al país en la recesión. El Parlamento votó hace unos meses para descartarlo. De momento, el bloque insistió ayer en que no renegociará el pacto.