¿Qué sigue para el Brexit?

A días de la fecha límite que tiene Reino Unido para salir de la Unión Europea, aún no está claro cómo saldrán del embrollo

Reforma
lunes, 25 marzo 2019 | 06:47
Reforma |

Ciudad de México— A días de la fecha límite que tiene Reino Unido para salir de la Unión Europea, aún no está claro cómo saldrán del embrollo del Brexit.


¿Cuál es el problema?

Pese a que desde 2016 los británicos votaron en un referendo para salir de la Unión Europea, el Parlamento de Reino Unido no se ha podido poner de acuerdo bajo qué términos hacerlo.

Tienen hasta el viernes 29 de marzo para llegar a una solución y los escenarios son muy variados y hasta el momento, todos posibles: una prórroga corta con un acuerdo al que sólo faltaría afinarle detalles; una prórroga que podría durar años para seguir negociando; una salida sin acuerdo que provocaría caos en aduanas, puertos y aeropuertos; un segundo referendo, o que el Brexit se cancele.


¿Por qué no se han puesto de acuerdo?

La forma en que Reino Unido saldrá de la Unión Europea puede ubicarse en algún punto entre dos extremos: dura (un corte tajante de todas las reglas comerciales y migratorias, que dejaría a RU como un país cualquiera fuera de la UE) o suave (mantener algunos de los acuerdos comerciales, como Noruega).

La Primera Ministra, Theresa May, llegó a un acuerdo con los líderes europeos para, entre otras cosas, abrir paso a un periodo de transición de dos años donde mantendrían las normas comerciales mientras continúan negociaciones específicas. Sin embargo, a la gran mayoría del Parlamento no le gusta. Algunos lo consideran demasiado duro, y otros muy suave.

El principal punto de conflicto es la frontera entre Irlanda del Norte (parte de Reino Unido) e Irlanda (que seguirá en la UE). Nadie quiere una frontera dura entre ambas irlandas, ya que la última vez que eso ocurrió hubo un sangriento conflicto que terminó en los años 90.

La opción de May fue proponer una "salvaguarda": una garantía de que la frontera entre ambos países sería porosa indefinidamente hasta que se logre un mejor acuerdo. Para los partidarios de dejar la UE, esto abre la puerta a seguir sometidos bajo sus reglas durante años.

El acuerdo de May ya ha sido votado dos veces, y en ambas ocasiones fue rechazado. Lo que sí se acordó fue solicitar a la UE una prórroga, al menos para el 30 de junio.


¿Por qué no han conseguido una prórroga?

Aunque el Parlamento británico ya acordó que quiere una prórroga, la UE ha pedido, a cambio, una garantía de que las cosas no van a permanecer iguales. Necesitan que el Gobierno británico sea claro con lo que van a hacer con ese tiempo.

Entre las garantías que puede ofrecer el Parlamento están aceptar el pacto de May, un pacto distinto, una reconfiguración del Gobierno, o la organización de un nuevo referendo.

La prórroga sugerida es hasta el 30 de junio. May se opone a una más larga, porque significaría que Reino Unido tendría que participar en las elecciones del Parlamento Europeo en mayo. Además de que resultaría un desperdicio de dinero, pues los parlamentarios británicos sólo mantendrían su escaño unos meses, May ha dicho que lo considera vergonzoso.


¿Cuáles son las opciones?

a) Tercera votación

Presionados por Theresa May, los parlamentarios podrían verse obligados a votar nuevamente, y esta vez a favor del acuerdo para mover la fecha del Brexit sólo unas semanas. Este es el escenario que buscan tanto la Primera Ministra como los líderes europeos; sin embargo, no es claro que el Parlamento vaya a aceptar algo que ya rechazó dos veces. De hecho, el Vocero de la Cámara dijo que no se podría votar tal cual de nuevo, por lo que necesitaría algunos ajustes. Si se logra, el Brexit se produciría el 22 de mayo.


b) Una prórroga corta para explorar opciones

Si no se logra, el Parlamento se enfrenta a una prórroga corta ofrecida por la UE hasta el 12 de abril para explorar opciones distintas: desde una moción de confianza que le quite el poder a May, hasta un segundo referendo, que ya han rechazado antes.


c) Una prórroga larga

Aunque actualmente es renuente, May también podría solicitar a la Unión Europea una prórroga más larga para hacer un nuevo acuerdo. Tendría que pedirle a la UE una renegociación completa y hay señales de que los líderes se opondrían si no hay una opción concreta. El Gobierno tendría que reconsiderar sus opciones y ofrecer otra garantía, como nuevas elecciones para cambiar al Gobierno.


d) Cancelar el Brexit

El año pasado, una corte de la UE determinó que Reino Unido siempre tiene la opción de dar marcha atrás. May se ha negado a hacerlo, pero si se promueve una moción de confianza contra ella, o hay elecciones, un nuevo liderazgo podría impulsar esta opción


e) Salida sin acuerdo

El Parlamento y la UE se niegan abrumadoramente a un Brexit sin acuerdo, por el caos comercial, migratorio y la eventual crisis económica que desataría en el país (y quizá a nivel mundial). Sin embargo, la opción sigue vigente, y es totalmente posible si no hay un acuerdo claro antes del 29 de marzo.