PUBLICIDAD

Internacional

Protestas y disparos aumentan tensión en frontera entre Kosovo y Serbia

Kosovo declaró su independencia en 2008, luego de que una campaña de bombardeos de la OTAN de 78 días expulsara a las fuerzas serbias de la antigua provincia

The New York Times

lunes, 01 agosto 2022 | 08:47

The New York Times

PUBLICIDAD

Kosovo.- Una disputa sobre las matrículas vehiculares entre las naciones balcánicas de Kosovo y Serbia, de las que Kosovo se separó hace 14 años, generó protestas y disparos este domingo por la noche, lo que generó temores de que la violencia podría escalar a medida que los países occidentales se concentran en la guerra en Ucrania.

En medio de manifestantes que construyeron barricadas, hombres armados desconocidos dispararon contra agentes de policía de Kosovo a lo largo de la conflictiva frontera norte con Serbia en vísperas de una nueva ley que exige que los serbios étnicos que viven en Kosovo cambien las placas de sus vehículos de serbios a kosovares en los próximos dos meses. Muchos serbios en Kosovo todavía usan placas emitidas por serbios, que el gobierno considera ilegales.

PUBLICIDAD

El gobierno de Kosovo también había dicho que, a partir del lunes, todos los titulares de documentos de identidad y pasaportes serbios deben obtener un documento adicional para ingresar a Kosovo, al igual que los kosovares deben hacerlo para ingresar a Serbia.

Nadie resultó herido por los disparos, pero en respuesta a la violencia, la policía de Kosovo cerró dos cruces fronterizos del norte.

“Las siguientes horas, días y semanas pueden ser desafiantes y problemáticas”, dijo el primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, en un video publicado en sus canales de redes sociales.

Protestas similares por las matrículas estallaron hace un año, pero los observadores dicen que las tensiones son mayores esta vez debido a la invasión rusa de Ucrania, que consume el foco del aliado más importante de Kosovo, Estados Unidos, así como el de la Unión Europea.

Kosovo declaró su independencia de Serbia en 2008, nueve años después de que una campaña de bombardeos de la OTAN de 78 días expulsara a las fuerzas serbias de la antigua provincia. Serbia, así como sus aliados clave, Rusia y China, todavía se niega a reconocer la independencia de Kosovo e insiste en proteger a sus parientes étnicos serbios, que representan alrededor del 5 por ciento de la población de Kosovo de 1.8 millones de personas.

Un poco menos de la mitad de la población serbia de Kosovo vive en cuatro municipios del norte que limitan con Serbia y muchos se han mostrado reacios a reconocer a las autoridades de la capital de Kosovo, Pristina, y prefieren vivir como si todavía fueran parte de Serbia.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search