Internacional

Prometen talibanes que no habrá asesinatos por represalia

Afganos están desesperados por escapar del país

The New York Times

martes, 17 agosto 2021 | 10:48

Associated Press | Personas con las banderas blancas distintivas de los talibanes esperan la llegada de su pariente, que fue liberado de prisión por los talibanes en Afganistán, en un cruce fronterizo, en Chaman, Pakistán
Nueva York— A medida que aumenta la presión sobre la administración de Biden para que haga más para evacuar a miles de aliados afganos que temían por sus vidas, este martes los talibanes buscaron presentarse al mundo como administradores responsables de Afganistán.

Pero con la administración de Biden y los talibanes prometiendo ofrecer protección, para millones de afganos el futuro solo prometía más incertidumbre. Si bien este martes el ejército estadounidense restableció el orden en el aeropuerto internacional de Kabul, no estaba claro si los afganos podrían llegar allí.

A pesar de las garantías de un paso seguro, se sabe que los talibanes no solo operan con brutalidad, sino que también tienen un historial de represión en el manejo de una vasta nación que depende en gran medida de la ayuda exterior.

Los líderes del grupo recurrieron a Twitter, aparecieron en redes de cable internacionales y planearon una conferencia de prensa, todo para garantizar que no se involucrarían en represalias sistémicas y ofrecer vagas garantías a las mujeres.

Este martes, el presidente de la Comisión Militar de los talibanes, Mullah Yaqoub, reiteró las órdenes de que los combatientes en Kabul no deben entrar en las casas de las personas ni confiscar propiedades. "Nadie puede entrar en la casa de nadie, especialmente en Kabul, donde hemos entrado recientemente y la situación es nueva", dijo.

Yaqoub dijo: "No hay permiso para tomar un automóvil o una casa de alguien o cualquier otra cosa".

Pero lo combinó con una advertencia, diciendo que los talibanes recolectarían armas y propiedad del gobierno de manera organizada y que saquear las propiedades estatales era una traición al país.

"Si alguien es capturado, será tratado como traidor", dijo.

Hubo otras señales de que los talibanes ahora están tratando de pasar de ser insurgentes a la nueva autoridad legal en la nación.

Mullah Baradar, el jefe de la oficina política de los talibanes, llegó a la ciudad sureña de Kandahar el martes y regresó a Afganistán por lo que se cree que es la primera vez en una década. No estaba claro de dónde había llegado, pero gran parte del liderazgo del grupo tiene su sede en Qatar.

Pero también hubo indicios de que las promesas de los talibanes no coincidían con la situación sobre el terreno.

Los combatientes talibanes se dispersaron por las calles de Kabul, la capital, en motocicletas y vehículos policiales y Humvees que habían sido confiscados a las fuerzas de seguridad del gobierno. Los combatientes armados ocuparon el Parlamento y algunos visitaron las casas de los funcionarios del gobierno, confiscando posesiones y vehículos, mientras que otros hicieron una demostración de dirigir el tráfico.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, dijo el lunes que su organización estaba “recibiendo informes escalofriantes de severas restricciones a los derechos humanos” en todo el país. "Estoy particularmente preocupado por los relatos de las crecientes violaciones de derechos humanos contra las mujeres y niñas de Afganistán", dijo en una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad.

En algunas zonas de Afganistán, se les ha dicho a las mujeres que no salgan de casa sin estar acompañadas por un pariente masculino, y se han cerrado las escuelas para niñas.

La organización de las Naciones Unidas para la infancia dijo que los talibanes habían designado coordinadores en varias partes del país para que actuaran como puntos de contacto para los grupos humanitarios. Se reunieron en Kabul este martes con el nuevo comisionado talibán.

Los representantes de Unicef también se reunieron con un comisionado de salud en Herat el lunes y dijeron que había solicitado que las empleadas del departamento de salud regresaran al trabajo.

Pero la agencia informó haber recibido mensajes contradictorios sobre la educación de las niñas: en algunas áreas, las autoridades talibanes locales dijeron que estaban esperando orientación de los líderes, y en otras áreas dijeron que querían escuelas para niñas y niños en funcionamiento.

El colapso del gobierno afgano ha dejado a los talibanes en control no solo de la seguridad, sino también de los servicios básicos en un país que ya enfrenta una sequía que ha dejado a un tercio de sus 38 millones de habitantes en peligro de quedarse sin alimentos.

Si bien no ha habido informes confirmados de homicidios generalizados en represalia, muchas personas se han refugiado en sus hogares, temerosas después de ver a los insurgentes abrir las puertas de las cárceles del país y apoderarse de los depósitos de armas en todo el país.

close
search