Internacional

Pide Putin a manifestantes de Bielorrusia no presionar demasiado

Rusia advierte de entrar al país para restablecer el orden en caso de caos

The New York Times

viernes, 28 agosto 2020 | 10:10

Associated Press | Manifestación en Bielorrusia
Moscú— El presidente ruso, Vladimir V. Putin, dio una advertencia ominosa ayer jueves a los manifestantes en Bielorrusia para que no presionen demasiado para derrocar al presidente de su país, diciendo que Rusia había formado una fuerza de reserva especial de oficiales de seguridad para restablecer el orden en caso de caos en su vecino occidental.

Putin, hablando en una entrevista con la televisión estatal rusa, dijo que había ordenado la creación de una "cierta reserva de agentes del orden" a pedido del líder autoritario de Bielorrusia, Aleksandr G. Lukashenko. Dijo que la fuerza aún no se había desplegado, porque "también acordamos que no se utilizará a menos que la situación se salga de control".

Los comentarios de Putin enviaron la advertencia más enérgica hasta ahora de que Rusia podría usar la fuerza para detener más de dos semanas de protestas en Bielorrusia, que describió como "quizás el país más cercano a nosotros". Si bien dijo que los propios bielorrusos deben decidir su futuro después de las disputadas elecciones presidenciales del 9 de agosto, agregó: "Ciertamente no somos indiferentes a lo que está sucediendo allí".

Putin, que trabaja duro para cultivar un aura de invencibilidad, difícilmente puede permitírselo.

La crisis en Bielorrusia ha enfrentado al líder ruso con un peligroso dilema: después de semanas de protestas en el Lejano Oriente ruso y una ola de indignación por el envenenamiento de su oponente más prominente, Aleksei A. Navalny, Putin es reacio a ver la desaparición de un compañero autoritario que parecía invencible hasta este mes. Podría dar ideas a los rusos.

Pero Putin no quiere dejarse atrapar por la lucha por la supervivencia de Lukashenko. Eso invitaría a la condena mundial y posiblemente a nuevas sanciones occidentales y, lo más importante, corre el riesgo de convertir a la población generalmente prorrusa de Bielorrusia en otro hervidero de sentimientos anti-Moscú como en Ucrania.

close
search