PUBLICIDAD

Internacional

Pese a sanciones, élites rusas se mantienen leales a Vladimir Putin

Muchos empresarios e intelectuales huyeron de Rusia tras la invasión a Ucrania, pero otros se quedaron en el país luchando por redefinir sus vidas

The New York Times

jueves, 23 junio 2022 | 12:36

The New York Times

PUBLICIDAD

Moscú.- Aleksandr Y. Lebedev parece un objetivo principal para las sanciones destinadas a incitar a las élites de Rusia a volverse contra el Kremlin. Él es un antiguo multimillonario y exmiembro de la KGB con profundas conexiones tanto en la clase dominante de Rusia como en Occidente; su hijo es dueño de periódicos británicos y es miembro de la Cámara de los Lores.

Pero Lebedev tiene un mensaje para cualquiera que espera ahora a que él intente derribar al presidente Vladimir V. Putin: “No va a funcionar”.

PUBLICIDAD

En ese asunto, insiste, es impotente. "¿Qué, se supone que debo ir ahora al Kremlin con una pancarta?" Lebedev dijo por videollamada desde Moscú. “Es más probable que sea lo contrario”.

Los principales empresarios e intelectuales rusos huyeron de su país después de la invasión del 24 de febrero y se instalaron en lugares como Dubái, Estambul y Berlín. Pero muchos otros que estaban bien conectados en casa y tenían vínculos estrechos con Occidente se quedaron atrás, luchando por redefinir sus vidas.

Mientras lo hacían, sus caminos se separaron, iluminando el punto de inflexión de las opciones que representa la guerra para los rusos ricos e influyentes, y las grandes probabilidades de que surja una amplia coalición de rusos para desafiar a Putin. Un puñado se pronuncia en contra de la guerra mientras permanecen en el país, a pesar del gran riesgo personal. Muchos, como Lebedev, mantienen la cabeza gacha. Y algunos han optado por unirse al Kremlin.

“Lo que tenemos es lo que tenemos”, dijo Dmitri Trenin, quien hasta abril dirigió el principal grupo de expertos del país financiado por Estados Unidos, el Centro Carnegie de Moscú, en el que Occidente confía para realizar evaluaciones independientes de las políticas rusas. Ahora ha cambiado los roles por completo, definiendo a Occidente como "el enemigo" y describiendo el "éxito estratégico en Ucrania" como la "tarea más importante" de Rusia.

“Todos hemos cruzado la línea de un enfrentamiento en el que era posible el diálogo, a una guerra en la que en principio no puede haber diálogo ahora”, dijo en una entrevista.

El estado de ánimo de la llamada élite rusa, un caleidoscopio de altos funcionarios, ejecutivos de negocios, periodistas e intelectuales, ha sido observado de cerca en busca de cualquier reacción interna a la decisión de Putin de ir a la guerra. Si su consternación por el repentino aislamiento económico y cultural del país cruzara un umbral, creen algunos funcionarios occidentales, Putin podría verse obligado a cambiar de rumbo.

Sin embargo, lo que está sucediendo en realidad, según muestran las entrevistas, es que el estado de ánimo abarca un espectro que va desde la desesperación hasta la euforia, pero con un denominador común: la sensación de que el futuro del país está fuera de sus manos.

“Están bebiendo”, dijo Yevgenia M. Albats, una periodista aún en Moscú, tratando de caracterizar a esas élites que estaban consternadas por la decisión de ir a la guerra. “Están bebiendo mucho”.

Casi ningún multimillonario ruso se ha pronunciado enérgicamente contra la guerra, a pesar de que las sanciones han congelado miles de millones de dólares en sus activos occidentales. Un asesor principal de Putin renunció, supuestamente por la guerra, pero no ha comentado sobre su partida; solo un diplomático ruso, un funcionario de nivel medio en Ginebra, renunció públicamente en protesta.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search