Internacional

Peligran vinos australianos por incendio

Aunque ninguna de las bodegas ha sido directamente afectada por el fuego, las uvas sí han recibido el efecto dañino del humo

Associated Press

Reforma

viernes, 07 febrero 2020 | 17:27

Ciudad de México— Los feroces incendios forestales que han arrasado con miles de hectáreas y han cobrado la vida de millones de animales en algunas regiones de Australia están por cobrar otra víctima: los viñedos.

Productores de las regiones de Hunter Valley y Adelaide Hills, ubicadas en Nueva Gales del Sur, han optado por no producir vinos durante este año, toda vez que las condiciones, tanto climáticas como ambientales, no han sido las óptimas para realizar una buena cosecha.

Aunque ninguna de las bodegas de la región ha sido directamente afectada por el fuego, las uvas sí han recibido el efecto dañino del humo, el cual modifica radicalmente sus características organolépticas, dañando definitivamente al vino.

"No tuvimos fuego directo, sólo el humo. Decidimos, de forma temprana, no hacer vinos en 2020; no tomaremos ese riesgo con la marca. Si un sommelier en un restaurante en Nueva York abre una botella nuestra en 2030 y ese vino sabe a humo, habremos perdido mucho de nuestro trabajo.

"Hemos trabajado muy duro para construir la reputación de la bodega como para perderla en cinco minutos", señaló a The Guardian Bruce Tyrrell cuya bodega, Tyrrell's Wines, ha estado en la región desde 1858.

Christina Tulloch, presidenta de la Asociación de Turismo y Vino de Hunter Valley, calcula que entre el 50 y el 90 por ciento de las uvas cultivadas en la región no podrán vinificarse. lo cual representa un duro golpe a esta denominación vinícola.

El efecto del humo en las uvas para vinificación ha sido estudiado en Australia desde hace décadas. Se sabe que su efecto no es permanente, aunque sí puede echar por tierra toda una producción.

"Comenzamos a investigar los efectos del humo en 2003. Lo que sucede es que cuando hay humo fresco y pesado, se asienta afuera de la uva y algunos componentes específicos entran a la piel, pero no a la carne. Es cosa de una temporada, a la siguiente las viñas están bien", destacó Anita Poddar, vocera de Wines Australia, quien además resaltó que sólo el 1 por ciento de la producción de vinos australianos podría estar en riesgo por esta condición.