PUBLICIDAD

Internacional

Para la OTAN, Turquía se ha vuelto un aliado disruptivo

El presidente Recep Tayyip Erdogan amenazó con bloquear el ingreso de Finlandia y Suecia a la alianza militar

The New York Times

lunes, 30 mayo 2022 | 09:23

The New York Times

PUBLICIDAD

Washington.- Cuando el presidente Recep Tayyip Erdogan de Turquía amenazó este mes con bloquear la membresía de Finlandia y Suecia en la OTAN, los funcionarios occidentales se exasperaron, pero no se sorprendieron.

Dentro de una alianza que opera por consenso, el hombre fuerte turco ha llegado a ser visto como una especie de artista del asalto. En 2009, bloqueó el nombramiento de un nuevo jefe de la OTAN procedente de Dinamarca, quejándose de que el país era demasiado tolerante con las caricaturas del profeta Mahoma y demasiado comprensivo con los “terroristas kurdos” establecidos en Turquía. Se necesitaron horas de halagos por parte de los líderes occidentales y una promesa cara a cara del presidente Barack Obama de que la OTAN nombraría a un turco para un puesto de liderazgo, para satisfacer a Erdogan.

PUBLICIDAD

Después de una ruptura en las relaciones entre Turquía e Israel al año siguiente, Erdogan impidió que la alianza trabajara con el Estado judío durante seis años. Unos años más tarde, Erdogan retrasó durante meses un plan de la OTAN para fortalecer a los países de Europa del Este contra Rusia, citando nuevamente a los militantes kurdos y exigiendo que la alianza declarara terroristas a los que operan en Siria. En 2020, Erdogan envió un barco de exploración de gas respaldado por aviones de combate cerca de aguas griegas, lo que provocó que Francia enviara barcos en apoyo de Grecia, también miembro de la OTAN.

Ahora el líder turco vuelve al papel de obstruccionista y vuelve a invocar a los kurdos, ya que acusa a Suecia y Finlandia de simpatizar con los militantes kurdos de los que se ha convertido en su principal enemigo.

"Estos países casi se han convertido en casas de huéspedes para organizaciones terroristas”, dijo este mes. “No es posible que estemos a favor”.

La postura de Erdogan es un recordatorio de un problema persistente para la OTAN, que actualmente tiene 30 miembros. La invasión rusa de Ucrania puede haberle dado a la alianza un nuevo sentido de misión, pero la OTAN aún debe lidiar con un líder autoritario dispuesto a usar su influencia para ganar puntos políticos en casa bloqueando el consenso, al menos por un tiempo.

Es una situación que juega a favor del presidente Vladimir V. Putin de Rusia, quien se ha vuelto más amistoso con Erdogan en los últimos años. Para el líder ruso, el rechazo de la admisión de Suecia y Finlandia en la OTAN sería una victoria significativa.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search