Internacional

Nueva táctica de Gran Bretaña contra el virus: urgir a ciudadanos a perder peso

El gobierno tomará medidas enérgicas contra la publicidad de comida chatarra e introducirá conteos de calorías en los menús

The New York Times

The New York Times

martes, 28 julio 2020 | 08:29

Londres.- Gran Bretaña tomará medidas enérgicas contra la publicidad de comida chatarra e introducirá conteos de calorías en los menús en un esfuerzo por combatir la obesidad y aliviar la presión sobre el Servicio Nacional de Salud del país en medio de la pandemia de coronavirus, dijo el pasado lunes el gobierno.

Para el primer ministro británico, Boris Johnson, la intersección de la obesidad y el coronavirus es personal. Johnson tenía, según su propia declaración, "sobrepeso" cuando fue ingresado en el hospital después de enfermarse con Covid-19 este año, y su salud se deterioró hasta tal punto que en un momento necesitó cuidados intensivos.

Los estudios han relacionado la obesidad con un mayor riesgo de enfermedad grave o muerte por Covid-19, y Johnson, escribiendo en el periódico británico The Daily Express, describió su tiempo en el hospital como una "llamada de atención".

"Todos posponemos las cosas, sé que sí", escribió Johnson. "He querido perder peso durante años y, como muchas personas, lucho con ello".

"Subo y bajo, pero durante toda la epidemia de coronavirus y cuando enfermé, también me di cuenta de lo importante que es no tener sobrepeso", agregó.

Como parte de la nueva estrategia contra la obesidad, los anuncios de cualquier alimento con alto contenido de grasa, azúcar o sal estarán prohibidos en la televisión y en línea hasta las 9 p.m. para evitar horas cuando los niños tienen más probabilidades de verlos. También habrá una consulta sobre si Gran Bretaña debería prohibir por completo los anuncios en línea de comida chatarra.

Se requerirá que todos los grandes restaurantes y cafeterías agreguen un conteo de calorías a sus menús, y el gobierno buscará agregar etiquetas de calorías a las bebidas alcohólicas.

También se prohibirán las ofertas promocionales como "compre uno y obtenga uno gratis" en alimentos grasos o azucarados.