PUBLICIDAD

Internacional

No más Antakya: terremoto arrasó con una ciudad y una civilización en Turquía

En medio de escenas de total devastación y sufrimiento generalizado por el intenso frío, los residentes lloraron la pérdida de familiares, amigos y recuerdos

The New York Times

viernes, 10 febrero 2023 | 09:12

The New York Times

PUBLICIDAD

Antakya, Turquía.- Se acostaron donde pudieron: en las esquinas de las calles sin luz, en pequeños parques cubiertos de hierba, al lado de una escuela primaria, en la ladera de una de las iglesias cristianas más antiguas del mundo.

En Antakya, la antigua capital de la provincia de Hatay, la región más afectada por el peor terremoto en Turquía en casi un siglo, miles luchaban por encontrarle sentido a un cataclismo que había trastocado sus vidas y dejado a muchos sin hogar ni posesiones, sin recuerdos y, para algunos, sin futuro ahí.

Muchos estaban luchando por pasar otra noche. Los autos eran fríos para dormir y demasiado pequeños para albergar a la mayoría de las familias. Pero podrían ser más cálidos que las tiendas de campaña, que eran solo una capa delgada que enmascaraba la devastación total de las personas que estaban dentro.

Cualquiera de los dos era preferible a una lona, extendida sobre una marquesina de autobús o sostenida por postes. No importa cuánta madera y basura quemaran los habitantes de Antakyan para mantener calientes a sus familias, todavía hacía un frío glacial.

“Sin electricidad, sin agua, sin baño”, dijo Saba Yigit, de 52 años, una niñera, haciendo especial énfasis en el último punto.

El jueves fue el tercer día consecutivo que se despertó congelada en el mercado cubierto de verduras donde ella y su familia se habían refugiado después de que el terremoto de la madrugada del lunes dañara su casa cerca del Mediterráneo. "Es horrible."

Algunas de las gradas de metal azul del mercado habían sido reclamadas como camas improvisadas. Otras todavía estaban llenas de perejil, repollo, cebolletas y coliflor, ahora marchitos. Las cenizas del pequeño fuego de Yigit acunaron un par de pimientos asados y una zanahoria, la única comida que su familia podía hacer en esta ciudad de maravillas comestibles, donde las cocinas mediterránea, árabe y de Anatolia se habían mezclado durante siglos.

Ella dijo que las verduras provenían de grupos de ayuda, para la mayoría de las personas, el único alimento disponible en Antakya. Algún día, dijo, con más ilusiones que realismo, sus dueños todavía podrían querer vender los productos.

El jueves, cuando el convoy de primeros auxilios de las Naciones Unidas entró en Siria, controlada por la oposición, el número de muertos en Turquía superó la marca de 17 mil 600, convirtiéndose en el temblor más mortífero en más de 80 años. Con las 3 mil 377 muertes hasta ahora en Siria, el número de muertos superó los 21 mil.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search