Internacional

Nicaragua detiene a tercer aspirante presidencial opositor

Félix Maradiaga es investigado por realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera

Associated Press / El activista de la oposición nicaragüense Félix Maradiaga, en el centro, se mantiene firme mientras se canta el himno nacional durante una conferencia de prensa en Managua

Associated Press

martes, 08 junio 2021 | 16:41

Managua— La policía de Nicaragua detuvo el martes al aspirante presidencial opositor Félix Maradiaga tras citarlo a rendir declaración durante más de cuatro horas, informaron fuentes oficiales y de su equipo de campaña.

Un comunicado de la policía confirmó que el líder político, precandidato por la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), fue arrestado en Managua y está “siendo investigado por realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera”, entre otros supuestos delitos.

Maradiaga es el tercer aspirante opositor a la presidencia que resulta detenido en la última semana en Nicaragua. El Poder Judicial mantiene bajo arresto domiciliario y vigilancia policial a la periodista Cristiana Chamorro desde hace seis días, mientras que el lunes envió a prisión por tres meses al economista y exdiplomático Arturo Cruz.

El equipo de campaña de Maradiaga indicó en una nota de prensa que el político fue interceptado por la policía junto a su chofer y su abogado Róger Reyes, una vez que habían salido del edificio de la Fiscalía, y calificó su detención como “ilegal”.

Antes de ser arrestado, el precandidato presidencial declaró a periodistas que fue interrogado sobre sus actividades como exdirector de una ONG de estudios económicos, si tenía nexos con el narcotráfico y si en sus viajes a Estados Unidos solicitó sanciones contra Nicaragua, a lo que él respondió que las pidió “pero no para castigar al pueblo sino a funcionarios del gobierno que han cometido crímenes de lesa humanidad”.

En su comunicado, la policía señaló que investiga a Maradiaga por “pedir intervenciones militares, organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, proponer y gestionar bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones, demandar, exaltar y aplaudir la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos, y lesionar los intereses supremos de la Nación”.

Estos delitos, según se indicó, están contenidos en la llamada “Ley de Defensa de los Derechos del pueblo a la Independencia, la Soberanía y Autodeterminación para la Paz”, aprobada por el Parlamento bajo control oficialista.

El vocero de la UNAB, Josué Garay, dijo a la AP que las autoridades iniciaron un allanamiento de la vivienda de Maradiaga, ubicada al sureste de la capital, y que cuando éste fue detenido por la policía, lo golpearon.

Por su parte, en un comunicado, el Ministerio Público informó que investiga las actividades de la “Fundación Libertad o Fundación para la Libertad” y el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP), ONGs que Maradiaga dirigió, ya que “tiene indicios de que se podrían estar desarrollando actividades ilícitas, en perjuicio de la sociedad nicaragüense y el Estado.

La oposición ha rechazado estas detenciones y acusa al gobierno de Daniel Ortega de desatar una “embestida represiva” para impedir la realización de elecciones “libres y competitivas” el 7 de noviembre próximo, cuando el mandatario sandinista, que gobernó de 1985 a 1990 y volvió al poder en 2007, buscará su tercera reelección para un cuarto mandato presidencial consecutivo.

Para el miércoles 9 fue citado a declarar Juan Sebastián Chamorro, otro de los precandidatos presidenciales opositores y exdirectivo de la Alianza Cívica, una agrupación opositora para dialogar con el gobierno tras la revuelta social de abril de 2018. Según la citatoria de la Fiscalía, fue llamado para declarar en una causa contra de la ONG Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Social (FUNIDES), que dirigió hasta 2018. Chamorro, es primo hermano de Cristiana Chamorro y sobrino de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997).

El Departamento de Estado reaccionó nuevamente ante la situación, a través de la subsecretaria principal adjunta del Hemisferio Occidental, Julie Chung: “La detención arbitraria del candidato presidencial Félix Maradiaga - el tercer líder opositor detenido en 10 días - confirma sin lugar a dudas que Ortega es un dictador. La comunidad internacional no tiene más opción que tratarle como tal”, declaró Chung vía Twitter.

La vicepresidenta y primera dama, Rosario Murillo, aludió por segundo día consecutivo a las investigaciones de la Fiscalía contra los opositores, a quienes llamó “terroristas” y “criminales”.

“Se creen eternamente impunes, (pero) la justicia llega, tarde pero llega, en esta Nicaragua que venía prosperando y en reconciliación y en un modelo hermoso y ejemplar de alianzas por el bienestar de todos”, dijo Murillo en alusión al pacto que Ortega tuvo con la empresa privada hasta la rebelión social de 2018.

“Cuánto hubiéramos hecho con lo que se han robado este montón de ladrones, no solo ladrones sino también terroristas, criminales”, dijo y agregó que los fondos externos “entraron y engordaron la cartera de unos cuantos, que además se comprometían con matar y apagar las luces de la fe y esperanza”.