PUBLICIDAD

Internacional

Narra estadounidense cómo se escondió de los rusos durante 8 meses en Ucrania

Timothy Morales, un profesor de inglés, quedó atrapado durante la ocupación de Jersón desde los primeros días de la guerra

The New York Times

miércoles, 16 noviembre 2022 | 08:42

The New York Times

PUBLICIDAD

Ucrania.- Se quedó adentro para evadir las patrullas rusas, mirando películas en su computadora portátil. En los días soleados, paseaba por un pequeño patio amurallado. Temeroso de ser visto, se asomó con cautela desde detrás de las cortinas, observando cómo los rusos se movían al otro lado de la calle.

Él es Timothy Morales, un profesor de inglés estadounidense que se escondió del ejército ruso y de la policía secreta durante los ocho meses de ocupación de la ciudad de Jersón, en el sur de Ucrania, por temor a que su nacionalidad lo convirtiera en un objetivo. Salió a la luz pública solo después de que el ejército ucraniano liberara la ciudad la semana pasada.

PUBLICIDAD

“Tuve momentos fugaces de desesperación”, dijo Morales en una entrevista en una plaza central de Kherson, donde ahora camina abiertamente con cintas en amarillo y azul, los colores nacionales de Ucrania, atadas a su abrigo. “Pero sabía que en algún momento llegaría este día”.

El ruido sordo de la artillería disparada hacia la ciudad desde las posiciones rusas al otro lado del río Dnipro todavía sacude las ventanas, y Jersón sigue siendo una ciudad sombría y oscura, sin electricidad, agua ni calefacción. La mayoría de sus residentes huyeron hace meses, y los rusos en retirada se llevaron consigo cualquier cosa de valor que pudieran llevarse.

Desde la madrugada, muchos de los civiles restantes forman filas gigantescas para conseguir pan o llenar garrafas de plástico con agua. Recién el martes llegaron los primeros convoyes con ayuda humanitaria, sus camiones estacionados en la plaza para repartir cajas de harina, jabón, toallitas y golosinas.

Pero para Morales, de 56 años, exprofesor universitario, lo peor había quedado atrás: no más juegos ansiosos del gato y el ratón con los rusos. Criado en Banbury, Inglaterra, había vivido durante años en la ciudad de Oklahoma enseñando literatura inglesa y había abierto una escuela de inglés en Jersón antes de la invasión rusa en febrero.

En los caóticos primeros días de la guerra, mientras los tanques rusos luchaban contra las pocas tropas ucranianas en la región y una fuerza de defensa voluntaria poco ágil, pero rápidamente invadida, Morales quedó atrapado detrás de las líneas rusas.

Una vez trató de escapar por una carretera hacia el norte, dijo, pero se dio la vuelta cuando vio tanques disparando en la carretera. Se las arregló para enviar a su hija de 10 años a un lugar seguro, viajando con su exesposa, pero no pudo viajar él mismo.

“No quería arriesgarme con mi pasaporte”, dijo sobre los puestos de control militares rusos.

No había hecho nada ilegal, bajo las leyes de cualquier nación. Pero el Kremlin ha presentado a Estados Unidos y sus aliados, que están armando a las tropas ucranianas, como el verdadero enemigo en esta guerra, culpándolos por sus reveses en el campo de batalla. Morales temía que las tropas rusas lo detuvieran simplemente por ser estadounidense.

Se convirtió en sobreviviente y testigo furtivo del asalto de Rusia, su dura ocupación y su fallido esfuerzo por asimilar partes de Ucrania y eliminar cualquier oposición.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search