Mujeres de ISIS aterrorizan campamento para desplazados en Siria

Partidarias del Estado Islámico han llegado en los últimos meses para imponer su dominio en el campo de al-Hol

El Diario de Juárez
miércoles, 04 septiembre 2019 | 10:35
|

Al-Hol.- La mujer dijo a los trabajadores humanitarios que fue un accidente. Su hija de 14 años se resbaló y se cayó, dijo. No había nada que pudieran haber hecho, publicó The Washington Post.

Pero el cuerpo contó una historia diferente. Los médicos dijeron que el cuello de la menor presentaba fracturas en tres lugares, y murió con los ojos abiertos, mordiéndose los labios y luchando por respirar. Las fotos y los registros médicos sugirieron que la habían golpeado por el torso y luego la estrangularon. Fue un asesinato, no fue un paso en falso.

La adolescente azerbaiyana que había vivido hasta principios de este año con su madre bajo el califato del Estado Islámico, se había enfrentado a las partidarias de ISIS que habían llegado en los últimos meses para imponer su dominio en partes del campamento para desplazados de al-Hol, en el noreste de Siria, según los residentes del lugar. Se dijo que menor había sugerido prescindir de su niqab negro, la vestimenta que cubre el rostro utilizado por las mujeres musulmanas ultraconservadoras.

Medio año después de la derrota territorial del Estado Islámico, la gran expansión que las carpas ocupan en el campamento de al-Hol se está convirtiendo en un caldero de radicalización. Unas 20 mil mujeres y 50 mil niños que habían vivido bajo el califato se encuentran en condiciones extremas en el campamento, el cual es operado y vigilado por 400 tropas kurdas apoyadas por Estados Unidos. Mientras los hombres de ISIS están encarcelados en otro lugar, las mujeres dentro de las cercas de al-Hol están imponiendo las restricciones del grupo militante, imponiéndolas a aquellos que consideran impíos con golpizas y otras brutalidades, y creando lo que los residentes y las autoridades del campamento llaman un reinado del miedo.

Varios guardias han sido apuñalados por mujeres que ocultan cuchillos de cocina entre los pliegues de sus túnicas. Las mujeres son amenazadas por estar en contacto con abogados que podrían sacarlas del campamento o por hablar con otros extraños. Una mujer indonesia, que estaba embarazada, fue asesinada, según los funcionarios médicos, aparentemente después de hablar con una organización occidental de los medios. Las imágenes de su cuerpo sugieren que pudo haber sido azotada.

“Está sucediendo en la noche, y está sucediendo en las sombras, pero nadie informa sobre quién lo hace”, dijo un miembro de alto rango del departamento de inteligencia del campamento. “Todos tienen miedo aquí”.

Catorce personas con conocimiento directo de las condiciones del campamento describieron en entrevistas la ira, la violencia y el fanatismo que crecen en medio de la miseria. Estas personas, incluidos los residentes del campamento, los trabajadores humanitarios y los funcionarios kurdos, hablaron bajo condición de anonimato debido a preocupaciones de seguridad.

Los funcionarios de seguridad kurdos, afiliados a las Fuerzas Democráticas Sirias aliadas de Estados Unidos, dicen que tienen a las tropas ahí para proteger las instalaciones, pero no hacen nada más. “Podemos contener a las mujeres, pero no podemos controlar su ideología”, dijo el funcionario de inteligencia. “Hay muchos tipos de personas aquí, pero algunas de ellas eran princesas de ISIS.