Internacional

Muerte de líder dañará a ISIS, pero no lo destruirá, según analistas

El grupo terrorista ya se había descentralizado, permitiendo a sus seguidores propagar su ideología violenta por su propia cuenta

Associated Press

The New York Times

lunes, 28 octubre 2019 | 10:09

Washington.- Había sido cazado durante más de una década, y la organización que había construido fue diseñada en parte en el supuesto de que este día llegaría.

La muerte violenta de Abu Bakr al-Baghdadi, el líder del Estado Islámico, en una redada dirigida por las fuerzas estadounidenses y anunciada el domingo por el presidente Trump, fue un duro golpe para el grupo terrorista más temible del mundo. Pero algunos analistas dice que es poco probable que frene por completo los intentos de las franquicias y simpatizantes del Estado Islámico de todo el mundo de seguir sembrar el caos y el miedo en nombre de su ideología extremista.

Bajo el mando de al-Baghdadi, el Estado Islámico se mantuvo en gran medida trabajando por su cuenta. Si bien exigió lealtad y construyó un culto a su alrededor, sus seguidores lo consideraban el líder de los musulmanes en todo el mundo, estaba obsesionado con la seguridad y se sabe que les dio a sus subordinados una considerable libertad para actuar de forma autónoma. Numerosas referencias en la propaganda del Estado Islámico ofrecen recordatorios de que sus líderes pueden ir y venir, pero el movimiento permanece.

Después de todo, el fundador del Estado Islámico y dos sucesores fueron asesinados antes de que al-Baghdadi se convirtiera en su líder y expandiera enormemente el dominio del grupo en el Medio Oriente y en otras partes del mundo.

“Seguro que es importante, pero sabemos por lo que hemos visto de otras organizaciones que deshacerse del líder la organización no necesariamente deja de existir”, dijo Hassan Abu Hanieh, un experto jordano en grupos extremistas. "ISIS ha creado una nueva estructura que está menos centralizada, y continuará siendo una amenaza, incluso sin al-Baghdadi”.