Internacional

Mueren 55 elefantes en Zimbabue tras sequía

Tras este problema, los animales tienen que alejarse de los parques nacionales en busca de comida

Reforma

lunes, 21 octubre 2019 | 19:19

Ciudad de México— Por lo menos 55 elefantes han muerto de hambre y sed tras una sequía en la reserva natural más grande de Zimbabue, informó Tinashe Farawo, portavoz de la Autoridad de Manejo de Parque Nacionales y Vida Silvestre.

"Podemos confirmar que un total de 55 elefantes han muerto en el Parque Nacional Hwange en los últimos dos meses debido al hambre. La situación en la mayoría de nuestros parques es grave debido a la sequía inducida por el cambio climático", afirmó el funcionario.

La actual sequía en el país africano ha provocado tanta escasez de alimentos y agua que los animales tienen que alejarse de los parques nacionales en busca de comida. Al hacerlo, destruyen cultivos e incluso causan muertes, señaló Farawo.

En lo que va del año, más de 20 personas han fallecido por este motivo.

Las autoridades de Zimbabue también tuvieron que perforar pozos a una profundidad de hasta 400 metros para suministrar agua a sus animales.

"Si bien hemos hecho esfuerzos para tratar de convertir algunas de las estaciones de bombeo de agua de diésel a bombas de energía solar, hemos visto que algunas de las bandejas de agua se están secando. Estamos pidiendo más recursos para la instalación de bombas", precisó Farawo.

Zimbabue cuenta con más de 84 mil elefantes y tiene la segunda manada más grande del planeta, sólo después de Botswana, pero el país del sur de África sólo tiene la capacidad de manejar de manera sostenible a 56 mil ejemplares, de acuerdo con la emisora estatal Zimbabwe Broadcasting Corporation (ZBC).

En el Parque Nacional Hwange actualmente viven cerca de 53 mil elefantes, pero sólo tiene recursos para manejar 15 mil, comentó Farawo.

"La mayor amenaza para nuestros animales ahora es la pérdida de hábitat. Hemos logrado reducir significativamente la caza furtiva, pero estábamos perdiendo cientos de elefantes, el año pasado perdimos alrededor de 20 ejemplares por la caza furtiva", añadió.