Internacional

Minimiza Bolsonaro hasta su propio contagio

'Estoy bien, normal. Incluso quiero dar un paseo por aquí, pero no puedo debido a recomendaciones médicas', afirmó

Reforma

Reforma

miércoles, 08 julio 2020 | 07:37

Brasilia.- El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, de 65 años, dio positivo en la prueba de Covid-19, días después de vetar el extracto de una ley sobre el uso obligatorio de mascarillas en espacios públicos y tras meses de minimizar la gravedad de la pandemia.

Con cubrebocas, el mandatario confirmó que estaba enfermo a un grupo de periodistas situado a menos de dos metros de distancia, en la capital de la nación.

"Estoy bien, normal. Incluso quiero dar un paseo por aquí, pero no puedo debido a recomendaciones médicas", afirmó.

Desde que inició la pandemia en Brasil, en marzo, Bolsonaro apareció frecuentemente en público estrechando la mano de sus partidarios y mezclándose con las multitudes, la mayoría de las veces sin cubrebocas.

El presidente desde un principio rechazó las medidas de aislamiento social decretadas por los estados del país, e instó en manifestaciones a la población a no obedecer las normas, con el fin de no parar la economía, lo cual, aseguró, causaría más dificultades que el virus en sí.

A inicios de abril, la Corte Suprema de Brasil ordenó al Poder Ejecutivo abstenerse de anular las restricciones de movilidad impuestas por las autoridades regionales o municipales para contener la pandemia.

A mediados del mismo mes, Bolsonaro despidió al entonces Ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, por diferencias en la lucha contra el nuevo coronavirus, especialmente con el aislamiento social.

Posteriormente, el 15 de mayo, el nuevo Ministro de Salud, Nelson Teich, renunció a su cargo tras enfrentarse con el mandatario por el uso de medicamentos contra la malaria para tratar el Covid-19 y por las medidas de confinamiento.

El viernes pasado, el líder del Ejecutivo vetó un extracto de la ley sobre el uso obligatorio de mascarillas, aprobada por el Congreso, que requería usar la protección en lugares cerrados, como establecimientos comerciales e industriales, templos y escuelas.

La Casa Blanca, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el presidente de Argentina, Alberto Fernández, y el líder de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, le desearon a Bolsonaro una pronta recuperación.

Internamente, funcionarios aliados y opositores también le mandaron su apoyo al mandatario brasileño, y algunos de sus detractores subrayaron que su enfermedad es una oportunidad para que reflexionara sobre la gravedad de la pandemia.

"Esperamos una pronta recuperación y que se refleje en la prevención", mencionó Mandetta, su exministro de Salud.

El gobernador de Bahía, Rui Costa, dijo que esperaba que el presidente no se guiara por la bravuconería.

"Espero que no use nada de la valentía que usó durante este periodo (de crisis) para cuidar su salud. Si sigue la recomendación de la ciencia, seguramente se recuperará en unos días. La mejor manera de recuperar la salud no es usar la ideología y la política, sino el sentido común y la ciencia", sostuvo el opositor.

Bolsonaro, quien anteriormente ya se había hecho tres pruebas de Covid-19 que salieron negativas, señaló que había comenzado a sentirse mal el domingo -cuando tuvo algo de fiebre- y que estaba tomando hidroxicloroquina, un medicamento contra la malaria cuya eficacia contra el Covid-19 no ha sido comprobada y que puede provocar graves efectos secundarios.