PUBLICIDAD

Internacional

Minera canadiense extraerá del océano metales cruciales para energía verde

The Metals Company ha asegurado el acceso exclusivo a toneladas de rocas del lecho marino llenas de cobalto, cobre y níquel, suficiente para alimentar 280 millones de vehículos eléctricos

The New York Times

lunes, 29 agosto 2022 | 12:55

The New York Times

PUBLICIDAD

Kingston.- A medida que crece la demanda mundial de los metales necesarios para fabricar baterías para vehículos eléctricos, una de las fuentes más ricas de materias primas sin explotar se encuentra a cuatro kilómetros bajo la superficie del Océano Pacífico.

Esta sección remota del lecho marino, a unos 2 mil 500 kilómetros al suroeste de San Diego, pronto podría convertirse en el primer sitio minero a escala industrial del mundo en aguas internacionales.

PUBLICIDAD

The Metals Company, con sede en Vancouver, ha asegurado el acceso exclusivo a toneladas de rocas del lecho marino llenas de cobalto, cobre y níquel, suficiente, dice, para alimentar 280 millones de vehículos eléctricos, el equivalente a toda la flota de automóviles en Estados Unidos.

La histórica legislación climática que aprobó el Congreso este mes, que extiende los créditos fiscales para los compradores de automóviles eléctricos, solo acelerará la necesidad de estos materiales, ya que los fabricantes de automóviles también avanzan con los planes para eliminar gradualmente la producción de vehículos a gasolina. The Metals Company espera construir una planta en Texas para procesar las rocas del lecho marino y ha estado presionando para obtener asistencia federal para hacerlo.

“Nunca se ha hecho minería a una escala como esta en el planeta”, dijo James A.R. McFarlane, exjefe de monitoreo ambiental de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, una agencia afiliada a las Naciones Unidas que regulará la minería por parte de Metals Company y las muchas otras empresas y países que se espera que sigan.

Un examen realizado por The New York Times sobre cómo Metals Company está preparada para explotar esta nueva frontera en la revolución de la energía verde (la empresa calcula que obtendrá 31 mil millones de dólares en ganancias durante los 25 años de vida del proyecto) cuenta la historia de un cortejo decidido de 15 años de duración de la pequeña agencia de fondos marinos con sede en Jamaica que tiene las llaves de los tesoros submarinos del mundo.

Las entrevistas y cientos de páginas de correos electrónicos, cartas y otros documentos internos muestran que los ejecutivos de la empresa recibieron información clave de la Autoridad de los Fondos Marinos a partir de 2007, lo que les dio una gran ventaja a sus ambiciones mineras. La agencia proporcionó datos que identificaron algunas de las extensiones de lecho marino más valiosas y luego reservó los sitios preciados para el uso futuro de la empresa, según los materiales.

El intercambio de esa información enfureció a los empleados de la agencia, quienes dijeron que algunos de los datos estaban destinados a los países en desarrollo que intentan competir con los países más ricos, algo que la agencia tiene el mandato de ayudar según el derecho internacional. “Está violando el concepto legal detrás de la Autoridad de los Fondos Marinos”, dijo en una entrevista Sandor Mulsow, quien ocupó altos cargos en la agencia antes de irse en 2019. “Es escandaloso”.

The Metals Company es una de casi dos docenas de contratistas que tienen acuerdos de exploración con la agencia; la mayoría de ellas están en manos de las naciones. Pero la firma ha sido especialmente agresiva al presionar a la Autoridad de los Fondos Marinos para que le permita comenzar a minar, y ahora está compitiendo para comenzar a fines de 2024.

La empresa ha suscitado preocupaciones entre los ambientalistas sobre el compromiso de la agencia, perpetuamente con fondos insuficientes, de proteger la vida en el fondo del océano, y ha renovado preguntas más amplias sobre quién se beneficia de las riquezas del mar.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search