Militares de EU expresan 'vergüenza' por abandonar a aliados en Siria

Mientras las fuerzas turcas atacan a los kurdos en Siria, Washington ordena a sus tropas retirarse y dejarlos luchar por sí mismos

The New York Times
lunes, 14 octubre 2019 | 08:19
The New York Times |

Washington.- Los comandos estadounidenses estaban trabajaban junto a las fuerzas kurdas en un puesto de avanzada en el este de Siria el año pasado cuando fueron atacados por columnas de tanques del gobierno sirio y cientos de tropas, incluyendo mercenarios rusos. En las próximas horas, los estadounidenses les arrojaron el arsenal del Pentágono, incluidos los bombarderos estratégicos B-52. El ataque fue detenido.

Esa operación, en medio de la campaña liderada por Estados Unidos contra el Estado Islámico en Siria, mostró hasta qué punto el ejército estadounidense estaba dispuesto a proteger a los kurdos sirios, su principal aliado en el territorio.

Pero ahora, con la Casa Blanca revocando la protección de estos combatientes, algunos de los oficiales de las Fuerzas Especiales que lucharon junto a los kurdos dicen que sienten un profundo remordimiento ante las órdenes de abandonar a sus aliados.

“Confiaron en nosotros, y nosotros rompimos esa confianza”, dijo un oficial del ejército que trabajó junto a los kurdos en el norte de Siria la semana pasada en una entrevista telefónica. “Es una mancha en la conciencia estadounidense”.

“Estoy avergonzado”, dijo otro oficial que también había servido en el norte de Siria. Ambos oficiales hablaron bajo condición de anonimato para evitar represalias de sus cadenas de mando.

Y la respuesta de los kurdos fue igual de severa. “Lo peor en lógica militar tras luchar como camaradas en las trincheras; es una traición”, dijo Shervan Darwish, un oficial aliado de las Fuerzas Democráticas Sirias lideradas por los kurdos.

La próxima oleada de órdenes de Washington, como temían algunas tropas, sacará al ejército estadounidense del norte de Siria por completo. El secretario de Defensa, Mark T. Esper, dijo el domingo que el presidente Trump había ordenado a los aproximadamente mil soldados estadounidenses en el noreste del país a que emprendan la “retirada” en los próximos días y semanas.