Internacional

Mientras el turismo se desploma en Tailandia, elefantes se quedan sin trabajo

Con la pandemia los parques están cerrando y la industria teme que sean forzados a trabajar ilegalmente o a mendigar en las calles

The New York Times

The New York Times

martes, 24 marzo 2020 | 11:51

Bangkok.- Hace más de una década, era común que los dueños de elefantes llevaran a sus animales a las ciudades de Tailandia y mendigaran en las calles. Los madereros ilegales pusieron a trabajar a otros elefantes a lo largo de la frontera con Myanmar para cosechar madera y sacarla del bosque.

Gradualmente, Tailandia logró reducir tales prácticas y mejorar la vida de los elefantes domesticados. Pero ahora, el coronavirus que enferma a los humanos en todo el mundo puede amenazar con deshacer ese progreso.

Una repentina caída de turistas extranjeros ha obligado al cierre de docenas de parques de elefantes y atracciones turísticas similares, dejando a más de mil elefantes en Tailandia sin trabajo y poniendo en peligro su futuro, dijeron operadores de las atracciones.

En los últimos años, la principal preocupación de los defensores del bienestar animal, sobre las muchas atracciones de elefantes de Tailandia, ha sido si es abusivo que los turistas monten a las criaturas.

Pero para muchos propietarios, solo mantenerlos alimentados es ahora una preocupación más urgente. Alimentar a un elefante puede costar hasta 40 dólares por día, más de tres veces el salario mínimo diario en Tailandia.

Theerapat Trungprakan, presidente de la Asociación de Alianza de Elefantes de Tailandia, un grupo de operadores de atracción de elefantes, dijo que temía que, a menos que interviniera el gobierno, algunos elefantes fueran obligados a regresar a las calles o incluso a operaciones de tala ilegal.

"No queremos que vuelva ese ciclo de alternativas de supervivencia", dijo Theerapat. "Pondrá en peligro el bienestar de los elefantes, como hacer que los elefantes deambulen por las calles mendigando plátanos o cañas de azúcar".

Tailandia, que hasta el martes había reportado 827 casos de coronavirus y cuatro muertes, ha tratado de detener la propagación del virus cerrando escuelas y lugares de entretenimiento, y alentando a las personas a quedarse en casa.