Ligan a ministro de Maduro con partido islámico

De acuerdo con un expediente secreto, el Aissami y su familia han ayudado a introducir a militantes del partido político islámico Hezbollah al país

Reforma
jueves, 02 mayo 2019 | 16:16
|

Durante años, Tareck El Aissami, uno de los confidentes más cercanos a Nicolás Maduro, ha enfrentado a la oposición en Venezuela pero también ha sido objeto de amplias investigaciones por parte de la inteligencia de su propio país por sus vínculos con el mundo criminal.
De acuerdo con un expediente secreto recopilado por agentes venezolanos, El Aissami y su familia han ayudado a introducir a militantes del partido político islámico Hezbollah al país, entablar negocios con narcotraficantes y proteger cerca de 140 toneladas de productos químicos para la producción de cocaína.
Un expediente, al cual el diario The New York Times tuvo acceso, relata un testimonio de informantes que acusan a El Aissami y a su padre de reclutar miembros Hezbollah, considerada una organización terrorista por EU, para ayudar a expandir sus redes de espionaje y narcotráfico en la región.
En 2008, EU sancionó a un diplomático venezolano acusándolo de recaudar dinero para Hezbollah y ayudar a sus militantes a viajar al país sudamericano.
Los informantes dijeron a los agentes de inteligencia que el padre de El Aissami estaba involucrado en un plan para capacitar a los militantes. El documento citado por el Times indica que El Aissami ayudó en el plan al usar su autoridad para emitir los permisos de residencia de los supuestos militantes.
Hasta la fecha, no se sabe si los militantes tienen alguna relación con el narcotráfico, aunque el documento afirma que se establecieron con la ayuda del alto funcionario.
Por otra parte, el texto asegura que El Aissami también actuó como un facilitador en otras formas.
Su hermano, Feraz, habría realizado negocios con Walid Makled, famoso narcotraficante en Venezuela y poseedor de 45 millones de dólares en cuentas bancarias en Suiza.
Los documentos aseguran que El Aissami tenía vínculos con Makled y habría emitido grandes contratos gubernamentales a una compañía vinculada al capo.
Además, a Tareck también se le relaciona con un enriquecimiento sospechoso en medio de la fuerte crisis que azota al país sudamericano.
El Aissami compró un banco estadounidense en los últimos años, así como partes de una constructora, una participación en un centro comercial panameño, terrenos para un centro turístico y numerosos proyectos inmobiliarios.
El Aissami, exvicepresidente y ahora Ministro de Maduro, ha estado en el radar de Estados Unidos desde hace años. En marzo, un tribunal federal de Nueva York lo sancionó acusándolo de trabajar con narcotraficantes.
Pero él y Maduro señalaron que todo era parte de una campaña de la Administración Trump para derrocar al Gobierno venezolano.