Internacional

Israel dona vacunas a aliados mientras palestinos esperan ser vacunados

Los gobiernos de República Checa y Honduras confirmaron que Israel les había prometido 5 mil dosis

Associated Press

Agencias

miércoles, 24 febrero 2021 | 12:27

Jerusalén - El gobierno israelí se ha comprometido a enviar miles de vacunas contra el coronavirus a aliados extranjeros, reavivando un debate sobre las responsabilidades de Israel con las personas más cercanas a casa: los palestinos que viven bajo la ocupación israelí.

Ayer, los gobiernos de República Checa y Honduras confirmaron que Israel les había prometido 5 mil dosis de vacunas fabricadas por Moderna. Los medios de comunicación israelíes informaron que Hungría y Guatemala recibirían un número similar, pero los gobiernos húngaro e israelí se negaron a comentar, mientras que el gobierno guatemalteco no respondió a una solicitud de comentarios.

Las donaciones son el último ejemplo de una nueva expresión de poder blando: la diplomacia de las vacunas, en la que los países ricos en vacunas buscan recompensar o influir en aquellos que tienen poco acceso a ellas.

Compitiendo por influencia en Asia, China e India, han donado miles de dosis de vacunas a sus vecinos. Emiratos Árabes Unidos ha hecho lo mismo con aliados como Egipto. Y la semana pasada, Israel incluso prometió comprar decenas de miles de dosis en nombre del gobierno sirio, un enemigo desde hace mucho tiempo, a cambio del regreso de un civil israelí detenido en Siria.

Las vacunas asignadas este martes se entregaron sin condiciones, pero recompensan tácitamente los gestos recientes de los países receptores que aceptan implícitamente la soberanía israelí en Jerusalén, que tanto israelíes como palestinos consideran su capital. Guatemala ha trasladado su embajada a Jerusalén, mientras que Honduras se ha comprometido a hacerlo. Hungría ha establecido una misión comercial en Jerusalén, mientras que la República Checa ha prometido abrir una oficina diplomática allí.

Israel ha administrado al menos una inyección de la vacuna fabricada por Pfizer, que requiere dos dosis, a poco más de la mitad de su propia población de nueve millones, incluidas las personas que viven en asentamientos judíos en los territorios palestinos ocupados, lo que lo convierte en el líder mundial en el lanzamiento de vacunas. Eso ha dejado al gobierno israelí en condiciones de reforzar sus relaciones internacionales con su suministro excedente de vacunas de Moderna.

Pero la medida ha enfurecido a los palestinos, porque sugiere que los aliados de Israel son de mayor prioridad que los palestinos que viven bajo control israelí en los territorios ocupados, los cuales aún no han recibido una vacuna.

Israel ha prometido al menos el doble de dosis a países lejanos de lo que ha prometido hasta ahora a los casi cinco millones de palestinos que viven en Cisjordania y la Franja de Gaza.

Pero el gobierno israelí dice que a la Autoridad Palestina se le asignó la responsabilidad de organizar su propio sistema de atención médica en la década de 1990, después de la firma de los Acuerdos de Oslo que dieron a los líderes palestinos una autonomía limitada en partes de los territorios ocupados.