PUBLICIDAD

Internacional

Se intensifica la crisis en Perú

Insisten miles en renuncia de Boluarte

Los manifestantes enfrentaron gases lacrimógenos pero dejaron claro que continuarán sus movilizaciones

Associated Press

sábado, 21 enero 2023 | 06:00

Associated Press | Los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad aumentan en medio de la crispación política

PUBLICIDAD

Lima.– Miles de manifestantes salieron ayer viernes a las calles de la capital de Perú, enfrentaron gases lacrimógenos por segunda jornada consecutiva y dejaron claro que continuarán sus movilizaciones para exigir la renuncia de la presidenta Dina Boluarte, el cierre del Congreso y la pronta realización de nuevas elecciones.

Muchos de los inconformes llegaron a Lima desde zonas remotas andinas, donde han muerto docenas de personas en medio de la agitación política en la que han quedado inmersas grandes porciones del país desde que Pedro Castillo, el primer gobernante surgido de una zona rural andina, fue destituido y encarcelado el mes pasado por haber intentado la disolución del Congreso.

PUBLICIDAD

“¡Renuncia de una vez, Dina! ¿Qué es lo que quieres de nuestro Perú?”, dijo José Luis Ayma Cuentas, de 29 años, que viajó unas 20 horas para llegar a la capital desde la región sureña de Puno, que ha sido escenario de la violencia estatal más cruenta en el último mes. “Nos quedaremos hasta que renuncie, hasta que cierre el Congreso, hasta que haya nuevas elecciones”.

Hasta fecha reciente, las protestas habían tenido lugar principalmente en la región sur de Perú, con un total de 55 personas fallecidas y 700 heridas principalmente en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en medio de la crispación política.

Los manifestantes pretenden convertir a Lima –donde vive una tercera parte de los 34 millones de habitantes de Perú– en el epicentro de las protestas que comenzaron cuando Boluarte, antes vicemandataria, juramentó como presidenta el 7 de diciembre en sustitución de Castillo.

Las protestas han desatado la peor ola de violencia política en el país en más de dos décadas.

Ayer, los manifestantes parecieron más organizados que la jornada anterior y cerraron avenidas importantes en el centro de Lima, donde agitaron banderas y corearon que “la sangre derramada jamás será olvidada”, “el pueblo no se rinde” y otros lemas.

La Policía actuó más enérgicamente que el día previo, y cuando vio que los manifestantes habían obstruido calles del centro de la ciudad rompió su inmovilidad y comenzó a dispararles cartuchos de gas lacrimógeno.

La ira contra la Policía fue constante durante una marcha, en la que los manifestantes gritaban “asesinos” al pasar frente a filas de agentes provistos de cascos y escudos antidisturbios.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search