PUBLICIDAD

Internacional

Hostilidades de Rusia amenazan transición a energías limpias en Europa

El combate al cambio climático ha pasado a un segundo plano debido a la amenaza de guerra

The New York Times

miércoles, 23 febrero 2022 | 15:08

PUBLICIDAD

Nueva York.- Hace solo tres meses que los líderes mundiales se reunieron en la cumbre climática de Glasgow e hicieron promesas ambiciosas para reducir el uso de combustibles fósiles.

Pero el debate sobre la transición críticamente importante a las energías renovables ha pasado a un segundo plano en la seguridad energética, ya que Rusia, el mayor proveedor de energía de Europa, se involucra en una gran confrontación con Occidente por Ucrania, mientras que los precios del petróleo suben a 100 dólares por barril.

PUBLICIDAD

Durante más de una década, las discusiones políticas en Europa y más allá sobre la reducción del gas, el petróleo y el carbón enfatizaron la seguridad y el medio ambiente, a expensas de las consideraciones financieras y económicas, dijo Lucia van Geuns, asesora estratégica de energía en el Centro de La Haya para Estudios Estratégicos.

Ahora, es al revés.

“Los precios de la gasolina se volvieron muy altos y, de repente, la seguridad del suministro y el precio se convirtieron en el tema principal del debate público”, dijo.

El énfasis renovado en la independencia energética y la seguridad nacional puede alentar a los legisladores a retroceder en los esfuerzos para disminuir el uso de combustibles fósiles que emiten gases de efecto invernadero mortales a la atmósfera.

Los precios por las nubes ya han estimulado la producción y el consumo adicionales de combustibles que contribuyen al calentamiento global. Las importaciones de carbón a la Unión Europea en enero aumentaron más del 56 por ciento respecto al año anterior.

Sin embargo, al mismo tiempo, el reconocimiento por parte de Rusia de dos regiones separatistas en el este de Ucrania podría amenazar las inversiones clave de los gigantes petroleros occidentales. Empresas energéticas europeas como BP, TotalEnergies y Shell tienen importantes operaciones e inversiones en Rusia. Aunque la expansión de esas propiedades se detuvo en gran medida después de la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014, siguen siendo importantes centros de ganancias y ahora podrían estar en riesgo.

La mayoría de las compañías petroleras han estado reportando ganancias extraordinarias debido al aumento de los precios del petróleo y el gas. Las empresas europeas están utilizando parte de sus ganancias para invertir más en energía eólica, solar, hidrógeno y otras formas de energía más limpia. Pero la crisis actual podría ser una gran distracción.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search